No son cazadores, son delincuentes, expresó a medios locales Carlos Bacqué, Director de Recursos Naturales de la provincia, quien brindó detalles del reciente operativo del cual formaron parte integrantes de la cartera de Flora y Fauna, efectivos de la Policía provincial y de Gendarmería Nacional.

Se secuestraron armas, vehículos y tres ciervos muertos. Bacqué subrayó que “lo más grave es que las especies que fueron capturadas son ciervos de los pantanos, que están en extinción. No tiene nombre lo que hicieron”, lamentó.

El ciervo de los pantanos (Blastocerus dichotomus) es una especie en peligro en extinción declarada Monumento Natural de Corrientes mediante el decreto provincial 1.555/92, que declara veda total y permanente para su caza en toda su jurisdicción. También es Monumento Natural en la provincia de Buenos Aires, y está incluido en la Lista Roja de Especies Amenazadas contemplada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN por su sigla en inglés).

Los cazadores furtivos fueron visualizados en una zona rural cercana a Caá Catí y dos de ellos eran efectivos de la policía provincial que cumplían tareas en la ciudad de Corrientes.

Vamos a iniciar un proceso penal. No me va a temblar el pulso para pedir para ellos la multa más alta que pueda aplicarse“, expresó indignado el funcionario respecto a los detenidos, quienes ya recuperaron la libertad.

Bacqué detalló que se presentó una denuncia penal y el acta de infracción, por lo que la pena será “una suma muy importante de dinero”. Por ley, las multas pueden llegar a “mil veces el sueldo más alto” en el área de Recursos Naturales.