Un trabajo de investigación realizado en la provincia de Corrientes, en el paraje Tres Cerros (La Cruz) sobre la variedad de especies de murciélagos de la zona y su importancia para el ecosistema fue expuesto en el museo Dr. Amado Bonpland.

En el marco de un trabajo conjunto que están desarrollando integrantes de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE), becarios de Ciencia y Técnica, como así también del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y la fundación “Amado Bonpland”, que precisamente está abocada a avanzar en la preservación del área comprendida en la reserva natural privada Tres Cerros.

En ese marco, Antonella Argoitia expuso los resultados de la investigación que realizó durante el año pasado en el paraje de La Cruz para la tesina con la cual egresó de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Unne como licenciada en Ciencias Biológicas. “Además de registrar las especies existentes, describir las características de la zona, entre otros ítems que son parte del trabajo, mi propuesta final fue precisamente proponer al paraje Tres Cerros como un lugar para preservar los murciélagos”. Al mismo tiempo destacó que “es necesario desmitificarlos. Existen falsas creencias sobre ellos y eso provoca que no se tenga en cuenta el valor que tienen para el ecosistema”. A modo de ejemplo, la profesional citó que “contribuye a controlar plagas en los cultivos y también de vectores que transmiten enfermedades”.

La propuesta fue elevada a la Red Latinoamericana y del Caribe para la Conservación de Murciélagos (Relcom) y se concretó mediante un trabajo coordinado entre la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y Agrimensura de la Unne y la fundación Amado Bonpland (FAB). Participaron además de Argoitia, Rodrigo Cajade, Pablo Teta, Andrés Pautasso, José Miguel Piñeiro y Alejandra Hernando. Ellos precisamente fundamentaron que “los afloramientos rocosos de Tres Cerros cubren las tres categorías que la Relcom indica para evaluar áreas importantes de conservación”. Fue en respuesta a esto que, el pasado 9 de marzo, se fijó al paraje cruceño como “un área de importancia para la conservación de murciélagos”.