Los cachorros yaguaretés Sagua’a (ser salvaje, indómito) y Sãso (ser libre, suelto) -de cuatro meses de vida- junto a su madre Juruna ya recorren los bosques y pastizales del Parque Nacional Iberá y se unen a otros tres felinos que también fueron liberados este año en el área protegida de casi 200.000 hectáreas.

“Tenemos que cuidar que no se vuelvan a producir las condiciones que provocaron la ausencia del yaguareté en la zona por tantos años: la caza furtiva, la diminución de presas y la destrucción del hábitat y trabajar junto a las comunidades de la zona”, indicó el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, Juan Cabandié.

A más de 10 años de iniciado el proyecto de reintroducción una nueva familia es liberada, gracias al trabajo conjunto con el gobierno de Argentina, Corrientes, Brasil y numerosas instituciones del país vecino como el Criadouro Científico NEX y la Organización Onçafari”, detallaron desde la Fundación Rewilding Argentina.

El proyecto de reintroducción de yaguareté es el primero a nivel mundial que busca traer a esta especie a un lugar de donde había desaparecido completamente.El rewilding nos permite regenerar ecosistemas completos y funcionales para hacer frente a las crisis ambientales de extinción de especies, cambio climático global y aparición de pandemias. También nos permite desarrollar economías locales que crean empleo y brindan bienestar a la vez que se recupera lo perdido. Y nos interpela acerca de nuestra relación con la naturaleza, construyendo otra forma de vincularnos con ella, con respeto hacia todas las otras formas de vida del planeta”, explican desde la Fundación.

El titular de la cartera ambiental nacional consideró muy importante trabajar con las comunidades de la zona en la concientización de la importancia de la reintroducción del yaguareté, y promover la creación de Áreas Protegidas para generar corredores biológicos que contribuyan a la conservación de la especie”.