Por unanimidad, en diciembre pasado la Cámara de Diputados de Corrientes le otorgó sanción de ley a un proyecto llegado en revisión desde el Senado para crear el “Instituto de producción, fomento e investigación de Cannabis medicinal S.E.”

Bajo la estructura del Ministerio de la Producción, la sociedad tendrá por objeto llevar a cabo por sí, por intermedio de terceros o asociada a terceros, el cultivo de cannabis y sus derivados con fines medicinales o terapéuticos, su producción, industrialización y comercialización, la instalación y explotación de establecimientos, equipamientos y plantas industriales necesarias así como acciones complementarias.

La norma determina además que el instituto correntino estará regido por la Ley Nacional 20.705, de sociedades del Estado, y regulado por la Ley Nacional N° 27.350 de Investigación Médica y Científica del Uso Medicinal de la Planta de Cannabis y sus derivados.

El 11 de marzo de 2020 el Poder Ejecutivo de Corrientes aprobó por Decreto N° 508, el “Convenio de Cooperación Técnica y Científica” suscripto con el Gobierno de la provincia de Jujuy con el objetivo de implementar un plan para la investigación, cultivo, producción, industrialización y comercialización de cannabis, con fines científicos y medicinales.

“Si bien la norma no está dirigida a un colectivo de personas en particular, sino que abarca a toda la población con necesidad médicamente prescripta de utilización de la medicina en cuestión, se considera oportuna esta adhesión también en pos de la mejor protección de las personas con discapacidad”, señala la flamante ley.

El instituto, que estará presidido por un directorio integrado por un presidente o presidenta y dos directores o directoras, tendrá a su cargo la adquisición, elaboración, fabricación, transporte, almacenamiento, distribución, comercialización, importación y exportación de semillas, plantas, abonos, material vegetal, material fitosanitario, fertilizantes y demás recursos.