En 72 horas, sólo en Corrientes se hicieron 51 multas a pescadores que fueron encontrado en infracción pescando un enorme cardumen de surubíes que se traslada por el Río Paraná a través del canal de navegación que comparten este provincia y el Chaco. Ambas provincias se pusieron de acuerdo para proteger al cardumen para que no se produzca una rápida depredación de los peces.

Un cardumen de grandes dimensiones de surubíes que ha sorprendido por su volumen y por los días de permanencia se ha instalado en el cauce del Rio Paraná entre Chaco y Corrientes. Esto trajo aparejado el aprovechamiento de los pescadores deportivos que han querido beneficiarse por esta situación y han pescado en forma desmedida, aún existiendo restricciones para hacerlo. Carlos Bacqué, Director de Recursos Naturales de Corrientes, reconoció que el cardumen “es de una magnitud incalculable, en población y talla, por lo que establecimos controles intensos desde hace un mes para evitar su depredación

El cardumen fue visto los primeros días de junio y aún permanece activo. Las causas se deben a los desarreglos climáticos. “El Paraná tiene un mayor caudal de agua por la crecida, lo que otorga más movilidad a los peces y hace que no se aletarguen en pozos, donde disminuye su actividad vital y también su reproducción. Es una especie que viene muy castigada por la actitud depredatoria de los pescadores, por lo que, si bien no podemos decir que esté en peligro ya que vemos muchos juveniles, su población se ve afectada y tenemos que salir a cuidarla“, enfatizó Bacqué.

“El Surubí -prosigue el funcionario correntino- es un pez de agua dulce, de grandes dimensiones, considerado una especie de ‘pez gato‘ por sus características ya que no tiene escamas y exhibe bigotes, preciado por su valor en la gastronomía regional del Litoral pero capturado en demasía en los últimos años, con una notoria disminución de las áreas del río en el que se lo encuentra. Ayer decomisamos un surubí de 1,40 metro; somos la única provincia que realmente estableció una política para cuidarlos principalmente por que son un atractivo esencial de nuestro turismo” 

La aparición del cardumen avivó la llegada de pescadores que quieren aprovechar la situación sin pensar en las consecuencias de una pesca desmedida y sin criterio. Las leyes que se aplican en Corrientes son claras al respecto: “Los pescadores deportivos solo pueden capturar una pieza de surubí por embarcación, que tenga como mínimo 90 centímetros de largo y un máximo de 120. Las medidas responden a que debemos proteger a los ejemplares juveniles, de menos de un metro de largo, y a los que están en proceso de reproducción, como aquellos de más de 120 centímetros y que por lo general son hembras, pero los pescadores deportivos no sientan cabeza, se desesperan y desobedecen totalmente las normativas” En los últimos tres días se infraccionó a 51 de estos pescadores que sólo pescan por diversión, lo contrario a lo que hace el costeño o el isleño, cuya alimentación está basada en el pescado, pero jamás pesca de más.

Para proteger a esta especie, y en especial al cardumen, las autoridades de Chaco y Corrientes acordaron trabajar en conjunto y reforzar los controles en el río. “Una falta a las normas vigentes para proteger a los peces de nuestro río puede ser una infracción que lleve al decomiso de elementos y una multa, pero también pasa a ser un delito“, dejó en claro Bacqué.