Miembros del Lof de la Comunidad de Resistencia Ancestral Mapuche cortaron las vias de la Trochita en la altura de Leleque en el sector conocido como Vuelta del Río, reclamando tierras ancestrales que son ocupadas por el la Compañía Tierras del Sud de la familia Benettón. Las autoriades del Viejo Expreso Patagónico se muestran preocupados porque con el corte uno de los trenes más conocidos del mundo no puede hacer su recorrido.

La prowwwa tiene que ver con el desalojo violento que sufrió la comunidad mapuche de Cushamen hace algunas semanas atrás, cuando un grupo de policias los echó de sus tierras, que la comunidad entiende que les pertence por haber estado allí hace cientos de años. Con una orden de desalojo verbal, las fuerzas policiales empujaron a niños, mujeres y ancianos, también detuvieron al lider de la Comunidad, Facundo Jonas Huela. La familia Benettón, desde Italia, celebró la decidiones. Dueña de enormes extensiones de tierras, ejerce una enorme presión judicial y política. 

El corte de las vias afecta el servicio del Viejo Expreso Patagónico, más conocido como La Trochita.  El tren recorre 402 km de longitud entre las localidades de Ingeniero Jacobacci y Esquel. En 1998 fue declarado Monumento Histórico Nacional. Se hizo famoso en el mundo en 1978 gracias a la publicación de la novela El Viejo Expreso Patagónico de Paul Theroux. Es uno de los ferrocarriles en funcionamiento más australes del mundo.

El corte impide a La Trochita llegar a los talleres en el Maitén, donde se le hace el mantenimiento a los vagones y a la locomotora. El conflicto entre la Comunidad Mapuche y la Justicia provincial preocupa a los responables del viejo tren, ya que dentro de pocas semanas abre la temporada alta de este servicio que atraviesa territorios hoy en disputa entre sus originales dueños y los actuales, que sólo pueden esgrimir un boleto de compra el siglo XX.

Bruno Peláez, gerente de La Trochita señaló: “El viernes me comuniqué con el Juzgado Federal y me dijeron que teníamos que tener paciencia por los tiempos de la justicia. Pero necesitamos respuestas. Creemos que deberían estar las personas que tienen el problema directamente con la comunidad porque el conflicto es ajeno a nosotros. Los miembros de la comunidad mapuche tienen muy buena predisposición

Sólo resta que la Familia Benetton entienda que no todo se arregla con dinero y pueda estar a la altura de las circunstancias y ofrecer dialogar. La Comunidad Mapuche sólo pretende vivir en las tierras en las que vivieron sus antepasados, y los antepasados de ellos.