Se trata de un sistema de información de carga online ¨para que los distintos efectores de salud puedan cargar la cantidad de camas y respiradores que tienen y que se actualice permanentemente”, explicó el subsecretario de Estrategias Sanitarias de la Nación, Alejandro Costa.

¨La idea es que además de que sepamos constantemente la necesidad, también sepamos cuántas camas y respiradores hay disponibles para que si alguien tiene cobertura estatal y las camas del sistema público están ocupadas se pueda internar en un hospital privado, y a la inversa”, detalló el funcionario.

Asimismo, esta información estará disponible para el sistema de salud, no para el público en general.

En la Sala de Situación montada en el octavo piso del Ministerio de Salud, referentes de las diferentes áreas que conforman el Comité Ejecutivo Sanitario Nacional monitorean las 24 horas la información de la pandemia y se definen las líneas de acción pertinentes.

La pandemia no va a distinguir ninguna frontera administrativa ni jurisdiccional, entonces nuestro desafío es afrontarla todos juntos. Nos estamos preparando para un momento de integración máxima del sector público y privado”, sostuvo Costa.

Y apuntó que el objetivo es “llegar a un nivel de interrelación no sólo para pedir una cama, sino para poder pensar que un paciente con determinado perfil, por ejemplo con un cuadro severo que necesita respirador y atención de alta complejidad, si no lo puedo atender en una clínica lo puedo derivar al hospital, y al revés también”.

Se trata de una red de complejidad creciente, que mostrará desde un centro de atención primaria hasta los hospitales de máxima complejidad.

Esa integración entre lo público y lo privado abarca, también y fundamentalmente, a las provincias. “El objetivo de centralizar la información que sucede en cada provincia es para generar equilibrio equitativo. Si en un lugar no está lo que necesita un paciente, la gente se llevará donde se necesite, o lo que es mejor, trataremos de llevar lo que necesite donde está la gente”.