En el país existen 62 especies de aves playeras de las cuales 25 son especies nidificantes, 23 son migratorias neárticas y 13 son accidentales o con registros históricos. Están distribuidas en todo el territorio argentino, desde los humedales altoandinos en el norte, hasta el extremo sur en la Patagonia.

Se trata de aves acuáticas conocidas con los nombres de chorlos, playeritos, ostreros, vuelvepiedras, entre otros, que habitan costas, estuarios y otros tipos de humedales, donde pueden observarse en numerosas bandadas. Estas aves están expuestas a amenazas como la falta de planificación del uso del territorio en playas y humedales, los efectos del cambio climático, los residuos y las especies exóticas invasoras.

El mencionado plan alcanza a todas aquellas áreas, sitios y hábitats utilizados por las aves playeras. Parte de comprender que se trata de un grupo de aves que tiene requerimientos particulares para las acciones de conservación, por ser en su mayoría especies migratorias.

La implementación del plan tendrá un primer ciclo de cinco años, con un mecanismo de monitoreo bianual. En una primera etapa, se hará foco en una serie de sitios que revisten importancia para la conservación de aves playeras en el país, con el fin de generar las mejores condiciones de conservación en aquellos lugares en los cuales es conocida su importancia, de acuerdo a la información actual disponible. Después, el plan será evaluado en su efectividad y estará sujeto a una revisión y actualización. Su horizonte de mediano plazo será el año 2030.

De esta manera, también se busca incrementar e integrar el conocimiento sobre las aves playeras y sus sistemas socioecológicos, como insumos para la gestión y protección de sitios importantes para las poblaciones. También se promoverá la aplicación de buenas prácticas en el desarrollo de actividades productivas, como el fortalecimiento de gestión y buena gobernanza, generación de valoración y cambios de actitudes para la conservación de sus ambientes.

La iniciativa permite dar cumplimiento a los compromisos internacionales asumidos por Argentina como signataria de la Convención sobre la Conservación de las Especies Migratorias de Animales Silvestres y parte contratante de la Convención de Ramsar. También se enmarca en la Ley General del Ambiente, el Convenio sobre Diversidad Biológica y la Ley n.º 22421 de Conservación de la Fauna.

iente

Dentro de la cartera nacional, la Dirección Nacional de Biodiversidad de la Secretaría en Política Ambiental en Recursos Naturales es la encargada de llevar adelante la implementación de esta iniciativa, en conjunto con las administraciones provinciales en materia fauna silvestre o los organismos competentes para actuar en cada jurisdicción.

Además, incorpora un comité asesor técnico que tiene como rol brindar la orientación estratégica al proceso, conformado por representantes del Ministerio de Ambiente nacional, Aves Argentinas, la Fundación Humedales-Wetlands International, la Oficina Ejecutiva y el Consejo Argentino de la Red Hemisférica de Reservas para Aves Playeras. Contará asimismo con el apoyo de un Comité de Gestión y Seguimiento, integrado por referentes de diversas instituciones que representan distintos sectores, visiones, capacidades y experiencias en la conservación de aves playeras.