Estudiantes de Ingeniería Geofísica del Instituto Politécnico Nacional (IPN) de México desarrollaron el prototipo de un brazo móvil para paneles solares que, gracias a la inteligencia artificial, aprende del entorno en donde se lo instala y consigue así una mayor captación de energía.

Se trata de un sistema que incluye sensores de lectura atmosférica con los que se pueden movilizar los paneles en cuatro posiciones diferentes a lo largo del día y dirigirlos hacia los rayos del sol, lo cual se traduce en más energía con menos paneles.

El sistema se va adaptando al lugar en donde se instala. Con el paso del tiempo, y gracias a la implementación de técnicas de inteligencia artificial, se procesan los datos sobre el posicionamiento de los paneles respecto del sol. Esto incrementa la eficiencia energética de los paneles solares.

Nuestra misión es llevar electricidad a las familias mexicanas que no cuenten con este servicio y a la vez contribuir a la mitigación del cambio climático”, destacó Alexis García, uno de los autores del proyecto.