Ya no es una novedad que los argentinos son creativos. Pero sí es una noticia que tres jóvenes programadores hayan diseñado un contenedor inteligente de residuos, pensado para leer los desperdicios y clasificarlos. La idea surgió de un grupo de jóvenes programadores de R/GA Buenos Aires que participaron del Hackatón, un concurso organizado por el Gobierno de la Ciudad, bajo la consigna “Hackear la basura”, y ganaron con su proyecto #TachoPiola. El desafío fue crear un proyecto inteligente que tuviera en cuenta los residuos reutilizables que generan los tres millones de habitantes de la Ciudad de Buenos Aires, quienes desechan unas 1600 millones de toneladas de basura al año, de acuerdo con los datos oficiales.

Martín Rabaglia (29 años), Lourdes Montano (33) e Iván Roumec (24), tres programadores de una agencia de Márketing y creatividad digital llamada R/GA Buenos Aires, decidieron presentar su idea de un contenedor de basura que realiza la lectura de los desperdicios, a través de un sistema hecho con una placa arduino, sensores y un brazo servomecánico. 

La idea es que por cada gramo de basura que contemple alguna de las tres R (reusar – reciclar – reutilizar), los vecinos acumulen puntos en su tarjeta Sube o Monedero para canjearlos por viajes en subte, donarlos a la a su comuna o, incluso, a iniciativas como el viaje de egresados de alumnos de bajos recursos.

“Trabajamos para darle sustento lúdico al cambio de hábito. La idea es que las personas interactúen con los Tachos Piola a la salida de recitales masivos, en el subte, en los supermercados para mostrar masivamente que el buen manejo de la basura es útil y vale la pena”, cuenta Lourdes Montano, Front End Developer de R/GA Buenos Aires.

“Con este proyecto apuntamos a ir un paso más allá de lo que es información sobre el reciclado, tratando de promover un cambio en los hábitos y en las conductas de las personas. El centro de la estrategia consiste en que una persona se sienta incentivada a reforzar un hábito positivo premiándola y ofreciéndole la oportunidad de competir contra los demás reciclando, reduciendo o reutilizando la basura”, coinciden Iván Roumec y Martín Rabaglia, de R/GA Buenos Aires.

Para lograr su objetivo, el equipo de R/GA trabajó junto con Juan Calvo, Juliana Vivar y Rodrigo Rapoport, expertos en medio ambiente con el que formaron un equipo de trabajo multidisciplinario durante los dos días que duró el Hackatón 2014. En el evento se presentaron 23 proyectos en total, todos dedicados a resolver el problema de la basura en la ciudad. A partir de la repercusión obtenida, R/GA Buenos Aires está trabajando para hacer de Tacho Piola una realidad e implementarlo.