Un grupo de amigos músicos de Amsterdam, Holanda, se reunieron para buscar una solución ante la falta de dispositivos de protección auditiva y audífonos electrónicos que proporcionen una función efectiva a la hora de proteger los oídos.

Descubrieron que los tapones para los oídos bajan el sonido todo el tiempo, con peor calidad que nuestra propia audición natural, con lo cual se propusieron el objetivo de lograr ajustar y controlar el volumen de la vida diaria a través del desarrollo de Knops, el primer tapón para oídos con volumen ajustable que le permite al usuario poner en ”mute” cualquier sonido que se le presente.

Este dispositivo busca proteger los oídos de ruidos fuertes, y evitar daños a largo plazo. Es apto para usar durante todo el día, ya que el ”volumen” se puede ajustar simplemente girando una perilla lateral que posibilita cuatro opciones:

Mientras el nivel 1 permite oír como lo haría sin los tapones, el nivel 2 puede cancelar el ruido de fondo de la ciudad, el nivel 3 está destinado a atenuar un fuerte concierto de música por ejemplo, y el nivel 4 crea una pequeña burbuja de silencio aislado (que puede ser ideal para usar en el subte).