Por Leandro Vesco / Fuente: Télam

La Facultad de Agronomía de la UBA anunció el lanzamiento de un nuevo cultivar de agropiro denominado Liebre, de muy buena calidad forrajera, con una gran adaptación a ambientes salinos y con situaciones de anegamiento.

Será comercializada por la empresa Bayá Casal, a partir de un convenio de vinculación tecnológica que lleva 10 años de investigaciones y que incluye otras líneas de trabajo sobre trébol blanco y lotus. En tiempos en donde grandes áreas de tierra sufren históricas caída de agua, esta noticia no puede caer mejor para nuestro campo.

“Para avanzar en esta línea de trabajo partimos de estudios de variabilidad en colecciones de un amplio número de poblaciones provenientes de ambientes salinos de la región pampeana”, explicó Gustavo Schrauf, docente de la cátedra de Genética de aquella Alta de Estudios.

“Se seleccionaron individuos bajo condiciones controladas de alta salinidad y se evaluaron sus progenies, que se destacaron por mostrar mejores condiciones en cuanto a velocidad de implantación, tasa de crecimiento y rebrote, y que al mismo tiempo mantuvieran niveles aceptables de calidad y tolerancia a heladas”, agregó Pablo Rush, investigador de la misma cátedra.

Liebre es el resultado de un convenio de vinculación tecnológica que llevan adelante la Facultad de Agronomía de la UBA y Bayá Casal desde 2005, cuando la Facultad comenzó a realizar un programa de mejoramiento genético de diferentes especies forrajeras incluyendo a agropiro alargado (Thinopyrum ponticum).

Como resultado de este trabajo se obtuvo Liebre, un agropiro alargado que, además de mostrar la rusticidad propia de la especie, ofrece una calidad superior al promedio del mercado. Sus responsables destacaron que “presenta plantas veloces en la implantación, con buen rebrote, muy foliosas, con hojas flexibles y de muy buena calidad forrajera. Además, muestra una gran adaptación a suelos salinos, situaciones de sequía y anegamiento”.

Los docentes de la Facultad de Agronomía anticiparon que, a partir del convenio de vinculación tecnológica, se está trabajando en la investigación de otras especies como trébol blanco y lotus. La tecnología se adapta a los nuevos escenarios que se desarrollan en nuestra tierra.