Entre seis y doce litros cada vez que corre el agua de un inodoro, mientras que esta cantidad se multiplica cuando se trata de una ducha prolongada o un baño de inmersión. Con el objetivo de disminuir el consumo de agua potable, un grupo de investigadores de la Universidad de Flores creó una alternativa que permitiría reutilizar el agua con fines de limpieza o riego.

Se trata de la instalación de humedales vegetados caseros que traten el agua residual de manera tal que se pueda obtener agua libre de algunos microorganismos, apta para limpiar pisos, regar u otras actividades que no involucren objetos relacionados a la ingesta de alimentos.

El humedal viene a ser un recipiente aislado del terreno, de plástico o membrana, que evite la filtración hacia el suelo y que contenga arena y grava para purificar el agua. De esta manera el líquido atravesaría la arena y plantas que sirvan de filtro. Los especialistas se encuentran haciendo pruebas con agua utilizada a la que llaman “agua gris”, es decir por ejemplo la que desecha el lavarropas , que tenga residuos de jabón, fibras de ropa, etc.

Gabriel Basílico, ingeniero en ecología y director de la investigación, declaró: “Probamos un prototipo de humedal cilíndrico de 70 litros de capacidad, cuya mitad está ocupada de arena y grava, y con distintas especies nativas plantadas. Medimos algunas variables de calidad de esa agua gris de lavarropas y la comparamos, antes y después de pasar por el humedal. El proceso es similar a cuando uno riega una maceta: el agua pasa y sale por abajo. Nosotros construimos un sistema que nos permita regular la salida del agua, que ingresa en forma vertical, atraviesa la arena y la grava, y drena por un tubo. Entonces, comparamos el agua ‘cruda’ y el agua una vez que pasó por allí”.

[Img #49125]

 

Fuente: Noticiasdelaciencia.com / Argentina Investiga