Joaquín Cochero, investigador asistente del CONICET en el Instituto de Limnología “Dr. Raúl A. Ringuelet” de La Plata (ILPLA, CONICET – UNLP) desarrolló AppEAR, una aplicación que apela a la colaboración de los usuarios de dispositivos móviles en la recopilación de datos que permitan el estudio de los ecosistemas acuáticos.

La plataforma lleva un mes en línea y ya es utilizada por decenas de voluntarios. Además, se está realizando una prueba piloto con estudiantes de algunas escuelas secundarias de la región. Se busca el compromiso y la participación activa del público en general en actividades de investigación científica, para obtener nuevos conocimientos o habilidades como una suerte de devolución por su aporte voluntario.

AppEAR está disponible para dispositivos – smartphones o tablets – con sistema operativo Android en los sitios de descarga o tiendas de aplicaciones de las distintas compañías de telefonía celular. Una vez descargada, el usuario sólo debe acercarse a un curso de agua, tomar unas fotografías y responder una serie de preguntas acerca del estado del ambiente acuático.

“Se puede estar tomando mate frente al río en Punta Lara, o pescando en la laguna de Chascomús, o quizás tener un arroyo que pasa frente a la puerta de la casa. Lo único que hay que hacer es mirar y aportar datos tales como de qué color es el agua, si tiene basura, si hay árboles cerca. No funciona necesariamente con conexión a Internet, puede cargarse la información y subirse al obtener señal.

Como respuesta a cada dato que provee, el usuario recibe material didáctico sobre la importancia del cuidado del medio ambiente y, en particular, de los recursos hídricos y los habitantes de esos ecosistemas. Además, cuantos más aportes realiza va obteniendo puntos y medallas en base al sistema de puntajes y premios que utiliza cualquier aplicación de entretenimiento móvil.

“El GPS del dispositivo nos envía la localización exacta del curso de agua que el usuario está observando. Eso, sumado a las fotos que pedimos como validación, digamos, legitima el dato y nos permite utilizarlo posteriormente para producir un trabajo científico sólido”, explica el experto. El material recopilado, además, va generando un mapa online con el detalle de cada uno de los puntos desde los cuáles se envió la información y el estado de esos hábitat acuáticos.

Fue el propio Cochero, doctor en Ciencias Naturales pero autodidacta de las app digitales, quien desarrolló la plataforma en sus aspectos de programación y sistemas. “Para los contenidos conté con la ayuda de todo el personal del ILPLA. Cada laboratorio fue aportando información sobre su área específica de trabajo para armar los cuestionarios y generar el material didáctico que recibe el usuario. Lo vamos evaluando, revisando y puliendo permanentemente en base a la interacción que se da con quienes se descargaron la aplicación”, detalla.