Las bombas de agua para riego necesitan miles de litros de combustible al año para poder beneficar con agua a los cultivos que se hallan en áreas de sequía o con bajas precipitaciones. Un científico de Nepal halló la solución más práctica: usando las energías hidráulica y cinética creó la “Bomba Barsha”, la primer bomba capaz de regar hasta tres hectáreas sin el uso de combustible fósil.

La bomba ecológica fue creada por Pratap Thapa, licenciado en Ciencia de la Universidad Técnica de Delft (Holanda) en unión con la empresa aQysta, también holandesa. La bomba es una rueda hidráulica muy simple y sencilla de instalar sobre el cauce de un río, hace uso de la energía cinética, potenciendo la corriente del mismo, bombeando agua a través de mangueras de unos 25 metros.

No produce ningún daño ambiental, genera contaminación cero y bajo enormemente los costos. Jaime Michavila, ingeniero de aQysta proyecta que la Bomba Barsha puede regar entre 0.5 y 3 hectáreas con 45.000 litros de agua. “En un plazo 10 años el uso de esta bomba supone ahorrar hasta el 70% del costo total de riego, por lo que se puede recuperar la inversión en ella en un periodo de apenas dos años”, aclara Michavila.

El invento es revolucionario para aquellas sociedades en vías de desarrollo. Recibió el premio Climate-KIC y actualmente ya están funcionando 35 Bombas Barsha en Nepal, Indonesia, Turquía y latinoamérica.