Un equipo de científicos argentinos halló un método para descontaminar uno de los afluentes más contamiandos del Riachuelo, para lograr esto usaron una combinación de enzimas y bacterias que limpiaron un tramo del curso de agua. Con un resultado exitoso sentaron las bases para pensar en una nueva etapa: sanear el Riachuelo en forma integral.

El equipo trabajó en el Arroyo del Rey, de Lomas de Zamora. En el curso del Riachuelo hay más de 20.000 fábricas e industrias que tiran basura y agentes químicos al cauce de este río que es uno de los más contaminados del planeta. Abocados a limpiar este arroyo, lograron crear un sistema que limpia el agua separando sus contaminantes. A las pocas semanas, los vecinos comenzaron a sentir el cambio: el olor nauseabundo cesó y pronto vieron volver a los peces. 

El investigador y auditor ambientalista Sergio Raúl Ferrari coordinó el grupo, y explicó que el trabajo de saneamiento tiene seis etapas. Primero se eleva el agua a una planta depuradora usando bombas sumergibles. En este paso se hace el tratamiento biológico usando enzimas que aceleran el proceso y filtros contribuyen a la separación de las partículas del agua. Aquí es donde las bacterias presentes en el agua ayudan a anular la presencia de gérmenes y virus, quitando de esta forma la toxicidad del agua. Por último se hace un proceso de ozonización y luego se controla las aguas tratadas.

El equipo de Ferrari trabaja de esta forma desde el año 2012 y hasta el 2015, los resultados fueron muy buenos. Llegaron a conclusión que la contaminación del Riachuelo se puede focalizar teniendo como ejes que son nueve los arroyos que le aportan contaminantes a su curso. La solución sería instalar nueve plantas depuradoras en la boca de esos arroyos, la financiación debería buscarse en el pago de un cánon a las empresas que lo han contaminado o que siguen haciéndolo. 

En la cuenca del Riachuelo viven 5 millones de habitantes, de los cuales el 35% de la población no tiene agua potable y el 55% no posee cloacas. La Cuenca atraviesa 14 municipios e incluye a la Ciudad de Buenos Aires. Actualmente, se estiman más de 20.000 industrias y de servicios establecidas en la orilla del cauce. 

El mundo vive un enorme déficit de agua potable. Sanear el Riachuelo es una obligación de la clase dirigencial, estas cinco millones de personas que viven en su costa deben tener acceso a un ecosistema limpio y descontaminado que le permita una mejor calidad de vida.