El delfín oscuro, que generalmente forma grupos de entre ocho y 15 ejemplares, se acerca a las embarcaciones en el momento del avistamiento y da lugar a uno de los espectáculos naturales más impactantes del golfo.

Las características de este mamífero, uno de los pequeños cetáceos que más abunda en el Mar Argentino y especialmente en la Patagonia, es su alta sociabilidad, lo que permite que los turistas puedan disfrutar una experiencia singular al tomar contacto con ellos.

Las salidas para avistar a estos mamíferos marinos se realizan en veleros, lanchas y catamaranes que navegan por el Golfo Nuevo, entre diciembre y abril. Las excursiones parten desde el muelle Luis Piedrabuena, duran tres horas y se realizan entre dos y tres veces por día desde las 8.

Puerto Madryn, además, ofrece en la temporada de verano extensas playas de arena fina; avistamiento de aves, toninas, delfines, lobos y elefantes marinos, y excursiones por el casco urbano y una gastronomía de alto nivel.

Asimismo, es importante tener en cuenta que la presencia de una o varias embarcaciones alrededor de una manada de delfines oscuros, al igual que el ruido ambiental que producen sus motores, puede interferir con el patrón normal de actividad de los animales, según determinaron investigadores del CONICET y de otras instituciones.