La población de ballenas en la zona próxima a Península Valdés podría superar los 2.000 ejemplares este año, según los cálculos del investigador Enrique Crespo, del Centro Nacional Patagónico que depende del Conicet y opera desde Puerto Madryn.

El especialista sostuvo que “a ese número se llega de acuerdo a los relevamientos aéreos que se hicieron durante los años anteriores donde se censaron aproximadamente 1.400 ballenas en los golfos interiores de Península Valdés”.

En la zona próxima y en aguas más profundas que llegan hasta la zona del golfo San Matías por el norte y Playa Unión por el sur, se estiman 500 ballenas que están en zona con un crecimiento sostenido del 6 por ciento” detalló el biólogo.

De acuerdo a esos cálculos la población, en diciembre puede llegar y superar los 2.000 ejemplares, porque además se determinó una tasa de crecimiento de las pariciones.

“Se producen más nacimientos y eso es un dato alentador que para nosotros tiene directa relación con las medidas protectivas hacia la especie que se dictaron no sólo en nuestro país sino en consonancia con otros estados”, indicó.

Los relevamientos aéreos se hicieron hasta el año pasado sobre una banda costera de un kilómetro y medio en el contorno de la península, lo que sirvió también para observar el fenómeno que llama la atención de los turistas, pero que no es tan inusual: los ejemplares albinos.

“En los sobrevuelos se determinó una población de un siete por ciento de crías albinas, es decir que por una cuestión genética no tienen el mismo proceso de pigmentación pero es similar a lo que ocurre con otras especies aunque en este caso luego van tomando el color cuando se hacen adultos”, detalló.

Las ballenas comienzan a llegar sobre mediados de año y permanecen hasta diciembre, cuando se inicia el proceso migratorio desde las tranquilas aguas de los golfos interiores de Península Valdés, sobre el noreste chubutense, hacia aguas profundas primero y luego hacia el sur siguiendo la corriente de Malvinas.