En 32 municipios de la provincia de Buenos Aires, el 60 por ciento de los cuales está en el sudoeste bonaerense, hay nuevos emprendimientos de producción de ovejas. El 56 por ciento de esos proyectos fue destinado al aumento del stock y mejora genética; el 29 a infraestructura (pasturas y alambrados), el 8 a lana (esquiladoras), el 5 a leche (sanidad y tambo) y el 2 a carne (embriones).

Los proyectos productivos que se aprobaron tuvieron como objetivos aumentar ese stock, mantener e incrementar las fuentes de trabajo, promover la radicación de la población rural y modernizar los sistemas productivos ovinos, además de agregarle valor a nivel local y regional y aumentar la eficiencia productiva y la esquila. Otro objetivo es la reconversión productiva, sobre todo en la región sur y sudoeste de nuestra provincia.

“Hemos priorizado proyectos de pequeños productores, quienes desarrollaron -con el impulso y el financiamiento del Gobierno Nacional y de la Provincia de Buenos Aires- una serie de emprendimientos ovinos muy importantes. Pero, además, hemos tenido la posibilidad de innovar creando una nueva raza llamada La Comarqueña en nuestra Chacra Experimental de Patagones, junto con el INTA”, dijo el ministro de Asuntos Agrarios, Alejandro “Topo” Rodríguez.

Por otra parte, desde el área de Ganadería de la cartera agraria provincial se subrayó que Buenos Aires aporta al consumo unos 564.988 animales que van a faena, equivalentes a 9.350 toneladas de carne ovina, siendo el 75 por ciento faena de corderos livianos hasta 12 kg “al gancho”.

Cabe destacar que la provincia de Buenos Aires es la tercera en materia de producción ovina, con 1.900.000 cabezas, ubicándose detrás de Chubut y Santa Cruz, y la que mayor cantidad de proyectos productivos desarrolló durante 2014.

Además, en el territorio bonaerense se encuentran todas las razas ovinas que existen en la Argentina: Corriedale, Romney, Hampshire, Lincoln, Texel, Merino, Poll Dorset, Pampinta, Frisón, Merilin, Ile de France, Dorper, Merino Don y ahora se suma La Comarqueña, la raza creada recientemente en la Chacra Experimental de Patagones.

Para 2015 se prevé promover “Proyectos Integrados” entre los productores y la industria, es decir, terminar en bocas de expendio de carne ovina trozada y refrigerada en heladeras de exhibición, con información sobre las bondades de esa carne, recetarios y degustaciones. Para ello, se tratará de promocionar la producción de un “cordero pesado” promoviendo los cruzamientos comerciales con razas carniceras, donde todo vaya al gancho, se realice una tipificación de las carcasas y la venta sea de carne ovina trozada. Se alienta así el concepto de Carne Ovina Argentina y se desarrolla el mercado interno.?