La peor cara de la crisis volvió a aparecer en los últimos meses, sin capacidad de financiarse, las familias vuelven a elegir el trueque como una opción para conseguir alimentos y productos básicos para sobrevivir. El fenómeno tiene su pico en José C. Paz, en el conurbano bonaerense. “La gente se la rebusca como puede”, aseguran desde el Municipio.

La feria de trueque más grande se lleva a cabo a un costado de la ruta 24, en el límite con Moreno. La actividad preocupa al municipio porque no están dados las medidas de seguridad para que tanta gente esté a la veda de la ruta. “La idea es tratar de frenarla porque agarra mucho de la banquina de la Ruta 24. El intendente está muy preocupado por el tema”, reconocen.

Según difunde el portal La Política Online, las ferias de trueque han crecido porque “creció el hambre”, según los dichos del Intendente de este populoso Distrito, Mario Ishii. “La gente ahí hace trueque por comida”, completa el mandatario.

El fenómeno aumentó un 200%, según datos municipales. A pesar de que la preocupación es la falta de seguridad, el mayor problema es el origen de por qué las familias vuelven a elegir al trueque como única y última posibilidad para conseguir alimentos. Desde Acción Social del municipio informan que reparten bolsones con comida a las familias más vulnerables, “pero esto ya no alcanza”.

Los clubes y ferias de trueque se multiplican. No sólo en José C. Paz, sino que se hacen en La Matanza, la Estación Lanúes Oeste, la Zeballos de Florencio Varela, en San Miguel y en Ituzaingó. “Son vecinos solos, se autoconvocan. El municipio con esto no tiene nada que ver pero vimos que creció muchísimo en el último año”, comentaron autoridades municipales de Laferrere.

Los productos que más se canjean son leche, pañales y alimentos como pollo, verduras y aceite. Son todos productos de primera necesidad, que han sufrido considerables aumentos desde que comenzó el año y se agudizó con la última devaluación del peso con respecto al dólar de junio.