Las cosas están pasando según los planes de Barrick Gold, quien domina la escena y ejerce una enorme presión sobre la dirigencia política y jurídica nacional y provincial. Diego Seguí, abogado de la Asamblea “Jáchal no se toca” criticó en un debate que se realizó en la Universidad de Cuyo la investigación que viene llevando a cabo la justicia sanjuanina sobre el derrame de agua cianurada en la mina Veladero.

El mayor lobby que realizó Barrick Gold lo logró al hacer apartar al juez federal Sebastián Casalleno que era quien estaba llevando a cabo una exhaustiva investigación, allegados al magistrado suponían que su trabajo tenía como meta asegurar que la mina cerrara por entender que había suficientes pruebas para suponer que Barrick Gold no tenía activo ningún mecanismo de seguridad para evitar el derrame.

En un principio la angustia de los habitantes de Jáchal fue tal que la denuncia ni siquiera reclamaba encontrar a los culpables, sólo pedía que se realizara una investigación para aclarar los hechos. Sin embargo, luego de ello, comenzaron dos causas paralelas: una en la Justicia provincial y otra en la nacional“, explica Seguí.

“La primera causa fue terminada con culpables, que eran unos perejiles que no habían tenido nada que ver con el derrame, y la que estaba a cargo de Sebastián Casanello no quedó en nada porque transfirió la investigación a la provincia. Así, el CEO de la Barrick en ese momento, Guillermo Caló, quedó impune“, concluye el abogado de la Asamblea.

Bernabel Gómez, pequeño agricultor de Jáchal, afectado por el derrame que le imposibilta tener agua buena para trabajar, manifestó que “megaminería es lo más tóxico para la agricultura“, fue muy crítico con el gobierno sanjuanino por tratar de mantener este desastre ambiental en silencio. “Si no hubiese sido por los empleados que avisaron sobre el derrame, hubiese pasado desapercibido. No hay control y lo de minería sustentable es una mentira. Sustentable es la agricultura, porque cuando se cosecha se puede volver a plantar

“Desde la Barrick Gold hablaron de un pequeño derrame de cianuro. Tuvimos que soportar mentiras sistemáticas de la empresa, y algunos funcionarios e ingenieros diciendo que no se violaban leyes ni se dañaba el medio ambiente”, refirió Marcelo Giraud, doncentro de la Universidad del Cuyo

El derrame de agua cianurada sucedió el 13 de Septiembre del año pasado y desde aquel entonces las cosas no han sido igual en Jáchal. La presencia de la mina Veladero y de Barrick Gold en la región se han hecho sentir. Al decir de los integrantes de la Asamblea Jáchal no se toca, la empresa tiene en sus manos a la justicia y al ejecutivo sanjuaninos. En aquel día, que quedará marcado a fuego en la historia de este pueblo, el cianuro contaminó cinco rios:  Potrerillos, Jáchal, Blanco, Palca y Las Taguas. En cada uno de ellos la División Delitos Ambientales de la Policia Federal Argentina halló sustancias tóxicas que violen la ley 24.405 de Residios Peligrosos.

Enrique Viale, presidente de la Asociación de Abogados Ambientalistas Argentinos, afirmó que todas las instancias legales presentadas por ellos se vieron frenadas “cuando desde Comodoro Py (los Tribunales Federales) la transfirieron a la Justicia provincial. Sentimos que es muy difícil confrontar a las corporaciones y las mineras. Es como pelear contra Tyson“, reconoció el abogado ambientalista. Para Barrick Gold, nada ha sucedido y la minería que practican es limpia y sustentable. Es difícil avanzar cuando el propio Minsitro de Medio Ambiente, Sergio Bergman afirma que la minería es uno de los ejes productivos de este gobierno.