El británico John Beeden logró esta semana un hito sin precedentes. En 209 días llegó a Australia luego de atravesar a remo y sin escalas el océano Pacífico desde San Francisco, Estados Unidos.

Este hombre de 53 años que en 2011 cruzó el océano Atlántico a remo desde las islas Canarias a Barbados en 53 días, llegó a bordo del Happy Socks, su bote de remos de color rojo, de unos seis metros de eslora y con aparatos de comunicación alimentados con paneles solares.

El británico afirmó que sabía que la travesía iba a ser más dura que la del Atlántico, pero que todavía se vio sorprendido por la virulencia del Pacífico. “Pensé que iba a ser un trabajo duro como en el Atlántico -que no iba a tratar de matarme-, pero el Pacífico lo intentó varias veces”, sostuvo.

Beeden, que partió desde San Francisco el pasado 1 de junio y remó hasta 15 horas diarias, esperaba arribar a Australia a mediados de noviembre, pero las adversas condiciones del tiempo retrasaron su llegada un mes. “Llegué a las 10 de la mañana, feliz de estar en tierra con una galleta de jengibre y frutos secos”, escribió el aventurero en su cuenta de Twitter.

“Ser la primera persona en conseguir algo de esta magnitud es realmente increíble, todavía no procesé”, declaró el aventurero, tras su hazaña marina de siete meses.

En 1982, el británico Peter Bird intentó realizar la misma travesía que Beeden, pero tras 294 días de travesía por las aguas procelosas del Pacífico tuvo que ser rescatado por un buque australiano cerca de la Gran Barrera del Coral, junto a la costa oeste de Australia. Bird desapareció en 1996 cuando trataba de cruzar el Pacífico desde Rusia hasta la costa estadounidense.