Por: Dr. Javier Prida. Presidente Ejecutivo.

CAPIA (Cámara Argentina de Productores Avícolas).

 

1. Economías regionales. La avicultura en nuestro país es una industria federal que contribuye a la creación de puestos de trabajo y al desarrollo económico de la mayoría de las economías regionales de Argentina. Su desarrollo implica el crecimiento tanto de grandes productores como medianos y pequeños de todo el país.

2. Población. La población de aves en postura de 24 millones, hoy llega a 37 millones con una  proyección para el 2017 de 47 millones de gallinas, un crecimiento para el período 2003-2013 de 54% y del 96% al año 2017. El objetivo del sector continúa siendo bajar el costo del commodity para poder ser competitivos en el valor de los ovoproductos a nivel mundial, para lo que es necesario en las líneas de crédito, resolver la forma de agilizar y solucionar las garantías de los granjeros, para impulsar en ellos la motivación de tomarlos.

3. Inversiones. Es necesaria la ampliación de las granjas de cría, de engorde y postura, dando lugar a los granjeros históricos en este crecimiento, ya que para poder crecer, el esfuerzo y compromiso que han asumido muchos de ellos ha sido mediante financiamiento privado. El promedio de inversiones del sector en reproductoras, recría, postura e industrialización de huevos en estos 10 años fue de 200 millones de pesos anuales, y la  proyección al 2017 es de 270 millones pesos anuales.

4. Consumo. Con un mercado interno activo y demandante, el huevo es un producto de alto valor nutricional (que contiene la proteina de mejor calidad), económico, versátil y accesible, lo que conlleva que su crecimiento del consumo, desagregada la exportación, lo que se ha acompañado significativamente desde la producción. En 2003 el consumo per cápita era de 139 huevos, hoy es de 230 y se proyectan 274 para el año 2017, confirmando que Argentina es el segundo país consumidor de huevos per cápita de Latinoamérica, detrás de México que es el primer consumidor a nivel mundial.

5. Trabajo. Desde 2003 se han creado casi 45.000 nuevos puestos de trabajo, cuando sólo existían 25.000 trabajadores en 2003, lo que representa un 180% más de trabajadores y familias incorporadas a la actividad. Empresas avícolas líderes tienen plantillas de trabajadores directos de 3.500 y 4.000 operarios cada una, más que otros sectores en su conjunto. Se han acordado paritarias de recomposición salarial con los distintos gremios que rondan el 510% en el período 2007-2013, mejorando también las condiciones de trabajo.

6. Con respecto a la sustentabilidad se han adoptando procesos amigables con el medio ambiente, con fuertes inversiones en tecnologías de punta a nivel mundial para los procesos productivos en muchas plantas del sector. También se han adoptado sistemas de capacitación de personal y de gestión ambiental, lo que conlleva a mejorar la calidad de los productos, incrementando la bioseguridad. El sector colabora activamente con múltiples ONG, comedores, hogares, escuelas y la Fundación Banco de Alimentos.

7. Situación global. La crisis mundial y sus consecuencias en los mercados internacionales continúan afectando al sector. Las negociaciones internacionales, la promoción de productos y la marca Argentina son cada día más estratégicas. Respecto a las exportaciones de huevos y ovoproductos, el balance es altamente positivo: pasaron de unos magros U$S 3.000.000 en 2003, a casi U$S 40.000.000 en 2012, proyectando para el año 2017 U$S 76.000.000, con destino a países de América, Europa, Asia y África, arrojando el increíble crecimiento de más del 2500%.

8. Perspectivas. Actualmente existe capacidad instalada ociosa en las plantas de procesado de huevos, que debe ser ocupada en otros potenciales mercados. El sector avícola transforma proteína vegetal en proteína animal, dándole valor agregado en origen al maíz y la soja, y creando trabajo. Hoy Argentina exporta huevos fértiles, huevos de consumo en cáscara y en polvo, reproductoras BB, vacunas, núcleos vitamínicos y minerales, galpones de crianza, fábricas de alimento balanceado, plantas de faena, desactivadoras de soja, túneles de congelado y cámaras frigoríficas, matricería y el conocimiento de profesionales y emprendedores.

9. Sanidad. Una clave para el crecimiento es privilegiar la sanidad de las aves fortaleciendo, desde el SENASA, el trabajo de vigilancia en granjas y el seguimiento de sus condiciones de bioseguridad. Además se han implementado planes preventivos de vacunaciones, con el apoyo del Ministerio de Agricultura y el SENASA, que han garantizado los stocks mínimos obligatorios de vacunas importadas, que hoy se extiende al stock mínimo operativo para los aminoácidos, vitaminas, probióticos, antibióticos, complejos premix, y todo tipo de compuestos que son componentes indispensables para los animales. Además el sector ha sido apoyado por el PROARGEX “Programa de Apoyo a las Exportaciones dependiente del Ministerio de Agricultura”, con su colaboración en las distintas exposiciones internacionales.

10. Nutrición. La FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) afirma que los huevos son uno de los alimentos más nutritivos de la naturaleza debido a la calidad de sus proteínas y a la gran cantidad de vitaminas, minerales y sustancias esenciales que aporta. Las proteínas son esenciales para el desarrollo y mantenimiento de nuestro cuerpo, ya que los músculos, los órganos, la piel, el pelo, los anticuerpos, las enzimas y las hormonas están formados por proteínas. La proteína está compuesta por 20 diversos aminoácidos. El huevo contiene los nueve aminoácidos esenciales (la totalidad de los que no puede fabricar nuestro cuerpo y que se deben incorporar a través de los alimentos) y por ello se considera un alimento de “proteína completa”.