Fuente: Jornada Online Mendoza

Las semillas, entre tantos aspectos positivos, poseen proteínas, Omega 3, minerales y vitaminas. Están muy de moda por su gran aporte de energía, y porque se pueden consumir a toda hora y acompañadas en jugos, sopas o cualquier colación. Además, no benefician el aumento de peso y hacen que la comida tenga un sabor más rico.

Estas diez semillas de la lista que difundimos proveen muchos beneficios para el cuerpo humano. Aumentan el colesterol bueno, HDL y disminuye el malo. Además, ayudan al transito inwwwinal y previenen la constipación. Son buenas para perder peso, ya que tardan en digerirse y producen un gran estado de saciedad.

Las semillas pueden comerse solas, molidas, en ensaladas, panes, preparados y yogures. Igualmente, conviene consumirlas crudas. Pero se deben consumir con moderación ya que su exceso puede llevar a un aumento de peso.

Acá te damos la lista de semillas que no pueden faltar en tu casa: 

Quinoa: se caracteriza por tener proteínas de alto valor biológico, grasas insaturadas, fibra y minerales. Es considerada un gran alimento ya que no contiene gluten y sí fósforo, magnesio y hierro.

Chia: alta concentración de Omega 3, aporta grandes cantidades de fibra y tiene muchas proteínas. Se puede agregar a ensaladas, jugos o mismo en el pan. Tiene un gran efecto saciedad.

Amaranto: posee muy pocas grasas, ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares y -además-es considerada una proteína muy nutritiva.

Sésamo: contiene muchas proteínas, grasas saludables, aminoácidos esenciales, calcio, hierro y zinc.

Mijo: se caracteriza por poseer mucho hierro, almidón, fósforo y vitaminas. Esta semilla se puede comer tanto en platos dulces o como en platos salados.

Farro: tiene mucha fibra y además es muy rica en proteínas.

Lianza: son buenas para el tracto digestivo. Además, tienen Omega 3, 6 y 9. Ayuda a reducir el colesterol y se pueden mezclar en cualquier tipo de comidas.

Tef: no contienen gluten. Aporta muchas vitaminas, fibras, hierro, proteínas y calcio.

Espelta: posee ácidos grasos, Omega 3,6 y 9, fibra, proteínas, vitaminas B1 y B2 y varios minerales.

Sorgo: aporta almidón, vitaminas B, A, K, E y polifenoles (moléculas que previenen enfermedades cardiovasculares).