Cuando en 2012 se anunció el inicio de los trabajos en el cerro Chenque para su aterrazamiento, se proyectó que para evitar su erosión, tras extraer más de 1,2 millón de metros cúbicos de tierra, se iban a forestar algunos de sus sectores. La solución era la más natural y acertada posible, pero el tiempo pasó y de la forestación no se habló más. 
 
Pasaron más de tres años de aquel anuncio y ahora se decidió darle una vuelta de tuerca al proyecto y cambiar la estrategia, ejecutando un gunitado cementado, trabajo que se inició hace más de tres meses. De esa forma, se cubrirá gran parte del cerro con una pequeña capa de cemento que evitará su erosión. Los tiempos del hombre no contemplan esperar el crecimiento de árboles y se eligió la solución más rápida y para nosotros más desacertada, la inclusión de cemento, que ahoga toda esperanza de vida.
 
La medida la confirmó el secretario de Infraestructura, Obras y Servicios Públicos, Abel Boyero, quien aseguró que los trabajos se extenderán hasta el año que viene y explicó de qué se trata este procedimiento muy usado en Chile, donde además de cementar se suele cubrir las superficies con mallas, especialmente en los lugares donde hay rocas.
 
Consiste en la aplicación de un gunitado cementado que se aplica contra la pared para estabilizar e impedir que erosione. Se aplica contra presión, previamente se hacen unas perforaciones en la pared donde se colocan unas especies de anclajes a los efectos de que quede sostenida en el tiempo. Su objetivo es evitar la erosión”, graficó. “La idea original era cubrir las zonas inestables con ‘hidro semillas’, pero cuando se probó con las semillas autóctonas no dio resultado, entonces se decidió estabilizar las laderas con esta resolución técnica. Es un suelo muy complicado para que nazcan este tipo de plantas”, agregó sin mucha más vueltas. 
 
Según explicó Boyero, la aplicación de esta técnica se realizará en toda la superficie que no garantice estabilidad. Por esa razón, considera que se va cubrir “un porcentaje muy alto” del cerro, y que el trabajo será evidente ante los ojos de quien observe el Chenque desde el centro.
 
El trabajo tiene un costo económico muy alto, pero se aseguró ayer cuando se aprobó el presupuesto para el 2016.  De esa forma, se continúa avanzando en el aterrazamiento de este símbolo de Comodoro Rivadavia, con una obra que promete solucionar la erosión y el movimiento de suelo por los próximos 50 años, aseguran los entendidos. Ahora bien, esta costosa solución asegura 50 años más de cerro, y transcurrido este tiempo, qué? La respuesta está respetar la naturaleza. Mientras el ser humano piensa en décadas, aquella lo hace en cientos de años. 
 
Las máquinas trabajando en el Cerro: