La hidroponía es una forma de cultivo sin tierra en la que las plantas obtienen los nutrientes necesarios directamente de la solución nutritiva con la que se las riega. Este sistema provee mayor rendimiento de la tierra en cuanto a tiempos, calidad y espacio, a la vez que minimiza la diversidad de plagas y presenta grandes beneficios a nivel ambiental debido a su bajo requerimiento de agua y de tierra cultivable.

La hidroponía es una manera eficiente de cuidar la tierra de las masivas producciones rotativas que la desgastan y la dejan sin nutrientes. Además de servir como una solución a los casos en que se dispone de parcelas pequeñas o se desea cultivar en interiores, inclusive en un departamento. El plazo de producción es más corto al convencional en un 40%.

El invernadero que construyó Silvina Beltrán en el patio de su casa en Bariloche, en la zona del Lago Moreno, es muestra de que se puede cultivar de otra manera. Los cultivos de Hidroponía Hidroflora desarrollan sus raíces en caños de PVC por donde circula el agua que contiene los nutrientes, sales y té de compost. Se trata del sistema NFT (Nutrient Film Technique, que significa ‘técnica de la película de nutriente’), el sistema hidropónico recirculante más popular del mundo, desarrollado en Inglaterra en los años sesenta.

El agua que utiliza este proyecto único en Bariloche no tiene cloro, ya que pertenece a un arroyo, y además le bajan el PH de forma casera mediante la utilización de limones. Las semillas orgánicas son germinadas en sustratos que protegen y dan soporte a la planta para el desarrollo de la raíz. Actualmente este invernadero se encuentra equipado con controladores de agua y temperatura, extractor de aire, media sombra y calefacción.

Los cultivos de este emprendimiento rionegrino se utilizan no solo para la alimentación de la familia, si no también para abastecer a particulares y a algunos restaurantes y hoteles locales: Cultivan tomates cherry, peritas, cherry amarillos, pepinos, morrones manzanita, berenjenas y hojas verdes como rúcula, achicoria, pack choy, endivia, acelga, espinaca y lechuga. Además de algunos productos gourmet que no se consiguen en la región patagónica, como los tomatitos physalis gold, que nacen en capullos, lechuga mostaza roja, acedera roja, achicoria gelatina, cavolo negro toscano, radicchio di Treviso, zanahorias de colores, estragón ruso y francés y acelgas con pencas de colores. 

Si te interesa la hidroponía, también podés leer:

Huerta vertical mejora el autoabastecimiento en Singapur

Huerta urbana produce 6 toneladas de alimentos en 163 metros cuadrados

Agricultura hidropónica, revolución en los cultivos