“El agua es oro y es la vida”, afirmó el gobernador de Chubut Mario Das Neves en la Cumbre Ambiental Patagónica que se realizó en Rawson, junto a representantes de toda la patagonia expresaron su profundo rechazo a la idea del gobierno nacional de instalar en Sierra Grande (Río Negro) una central nuclear que perjudicaría a toda la región.

El encuentro resultó multitudinario. Entre todas las partes elaboraron un Manifiesto de Oposición, el cual fue rubricado por organizaciones sociales, gremiales, empresarias, ambientalistas, turísticas e intendentes, con la excepción del de Comodoro Rivadavia, Carlos Linares. Su ciudad acaba de recibir una millonaria asistencia del estado nacional para reconstruirla luego del temporal de barro y agua, al parecer ese dinero vendría con algunas condiciones.

Los municipios que participaron del encuentro firmaron el convenio Promotores Ambientales Regionales, junto con un Acta de acuerdo de uso racional del agua, Chubut vive una crisis hídrica profunda luego de las intensas lluvias registradas en marzo y abril, que han ocasionado el enlodamiento de los cauces de los ríos, arroyos y lagos dificultando el filtrado del agua potable. Este Acta se elevará a la Legislatura provincial, al igual que los 13.000 ciudadanos que firmaron la iniciativa popular en contra de la megaminería.

El gobernador Mario Das Neves se ha posicionado como un referente en lo que a la lucha contra la megaminería en su provincia se refiere. Resiste la presión del gobierno nacional que incluyó para el presupuesto de este año la explotación del yacimiento de uranio Cerro Solo, actividad que se halla prohíbida en la provincia, en lo que se refiere a la central nuclear, su posición fue muy clara. “Viene acompañada por valijas (de dinero), así como los pro mineros son pagados. Bienvenidos a los que quieran invertir pero vamos a discutir en qué quieren invertir. Bienvenidos los que quieran invertir en energías limpias, renovables. El agua es oro, es la vida”.

La energía nuclear en la región, según Das Neves, va en contra de la “Marca Patagonia” que se intenta vender en todo el mundo. “Nos oponemos terminantemente, sin ningún tipo de concesión a la central nuclear. Sierra Grande está muy cerca de Península Valdés, Patrimonio de la Humanidad. Marcaría una mancha muy grande en nuestra marca Patagonia. El gobierno toma decisiones con una planilla Excel y se ve que no figuraba Península Valdés”.

Las empresas mineras son las que más desocupación han producido en el primer semestre y las que más beneficios recibieron de Nación. Son un fracaso absoluto”. La región que el gobierno pretende para instalar la central nuclear tiene un enorme potencial para el turismo y para desarrollar energías renovables, limpias; en este sentido el Ministro de Ambiente de Chubut, Ignacio Agulleiro señaló que la central nuclear “nos va a dejar un grave pasivo ambiental, con solamente 30 o 40 años de explotación nos va a dejar más de mil años de sustancias radioactivas en nuestra zona. Tenemos que preservar la Península Valdes, y apostar por energías más limpias y seguras, como la energía eólica. La idea del gobierno nacional de impulsar la energía nuclear en la Patagonia no tiene ningún sentido”.

En el mundo la energía nuclear se está apagando y muestra son los graves accidentes en distintas partes Construir la planta  requiere un inversión de 8 mil millones de dólares. Con esa plata se podrían poner en servicio más de 6 mil aerogeneradores, con una potencia real más de 4 mil megas contra una potencia de mil de la planta.Es un proyecto fuera de época y tenemos que repudiar desde la Patagonia por la cuestión ambiental y la cuestión estratégica para el desarrollo de toda la zona”, afirmó el titular de Ambiente al diario La Jornada
“Mal que le pese  al gobernador de Río Negro siempre que está en juego algún interés ambiental o algún recurso de nuestra provincia vamos a estar ahí para oponernos al desarrollo de estos en todos los ámbitos posibles”, concluyó.