¿Dónde mejor que en la ciudad natal de Papá Noel, Rovaniemi, para empaparse del espíritu navideño? El Círculo Polar Ártico en el corazón del Santa Claus Village es el lugar para disfrutar como nunca de la época de Navidad.

Construido en el corazón de Copenhague en 1843, el Tivoli Gardens es considerado el parque de atracciones más antiguo del mundo. Cada año para estas fechas, el parque de atracciones se convierte en un verdadero paraíso invernal navideño. Con 70 puestos y una pista de patinaje sobre hielo, la instalación también incluye una espectacular puesta en escena de luces que recrean una atmósfera majestuosa.

Christiania es el barrio de Copenhague para aquellos que buscan una opción más alternativa. Esta zona es uno de los íconos de la corriente en toda Europa, donde se pueden encontrar productos artesanales y una atmósfera que refleja el ambiente familiar y acogedor de las tradiciones navideñas danesas.

Ubicado en frente de una de las catedrales góticas más impresionantes de Europa, el mercado de Navidad de Colonia también es uno de los más interesantes para visitar en Alemania y calificado como uno de los mejores del país. Además, la ciudad ofrece muchos puestos de comida, bebidas y artesanías en mucha de sus plazas. También hay música en vivo y actividades para los más pequeños.

Valkenburg es la ciudad de los Países Bajos más curiosa para visitar en Navidad. El lugar cuenta con dos mercados de Navidad subterráneos; uno de ellos, el Gemeentegrot (que significa “cueva comunal”), es uno de los más grandes y antiguos mercados navideños subterráneos en Europa.

El mercado de Navidad de Núremberg es uno de los más antiguos y tradicionales de Alemania. Se encuentra en la plaza del mercado principal, en el corazón de la ciudad. Muchas tradiciones se mantienen intactas como la apertura oficial del mercado el viernes antes del primer domingo de Adviento. Junto con las salchichas, el vino caliente y el pan de jengibre, Núremberg es también conocida por las típicas Zwetschgenmännle: una muñeca hecha de ciruelas secas, nueces, pasas y los higos.

Winter Wonders es el mejor mercado de navidad de toda Bélgica y uno de los más reconocidos de Europa por su creatividad. Abierto de noviembre a enero en la ciudad capital de Bruselas, ofrece a sus visitantes música en vivo, comida y bebida típica de la zona y una decoración que quita el aliento.

Siendo el más antiguo de Francia, este mercado ha tenido lugar en Estrasburgo desde el año 1570. Se extiende sobre varias calles y plazas de la ciudad y ofrece a los visitantes artesanías, adornos de Navidad y delicias locales. También cuenta con un imponente árbol de Navidad de 30,48 metros.

El Salzburger Christkindlmarkt es un mercado tradicional que se lleva a cabo al pie de la fortaleza de Hohensalzburg y alrededor de la pintoresca catedral de Salzburgo. Los objetos de artesanía tradicional y los productos de panadería fina caracterizan a este mercado.

Situado en un barco de pasajeros en la ciudad bávara de Vilshofen en el río Danubio, este mercado flotante ofrece especialidades de la región. La decoración de la nave consta de más de 4.000 luces y 1.500 bolas de Navidad y alberga el pesebre a bordo más grande del mundo, con una longitud de 3,5 mts de ancho.

Elevándose a 1.700 metros de altura por sobre las laderas cubiertas de nieve en la estación de esquí austríaca Petzen, este mercado de Navidad es el más alto de Europa. Después de los 15 minutos que dura la subida en telesférico, los visitantes pueden disfrutar de productos tradicionales y cánticos de Navidad en este escenario natural.

El castillo de Tiffauges se encuentra en Francia y su historia se remonta a la Edad Media. Todos los años, el castillo es sede del tradicional mercado de Navidad. El mismo cuenta con un total de 50 puestos y es anfitrión de varios eventos que van desde la confección de esculturas en hielo hasta paseos en pony.

Productos típicos irlandeses hechos a mano, comida y bebida idónea para la temporada y más de 60 puestos definen el mercado de Navidad más famoso de Dublín, ubicado en el parque St Stephen’s Green. Durante las semanas previas a la Navidad, este lugar se convierte en punto de encuentro de irlandeses y turistas, que lo utilizan como una excusa para encontrar el regalo perfecto, beber algo caliente y contar los días para el festival de Nochebuena de la ciudad, uno de los más famosos de Europa.

En Zurich, Suiza, cada año se celebran varios mercados de Navidad. Uno de ellos, el Christkindlimarkt, es el que se distingue por privilegiada su ubicación: la estación principal de trenes. Justo antes de Navidad, se montan 160 puestos que ponen a la venta desde joyas hasta juguetes. La pieza más impactante es su árbol de Navidad de aproximadamente 15 metros de altura decorado con cristales Swarovski. Este mercado navideño cubierto es uno de los más grandes de Europa en su categoría.

 

Fotos
Apertura: Mercado de Papá Noel. Rovaniemi, Finlandia (Crédito: ©Santatelevision.com).
Mercado francés antiguo, Estrasburgo, Francia (Crédito: ©Leonid Andronov – Fotolia.com).
Mercado en la estación de trenes. Zürich, Suiza (Crédito ©Christkindlimarkt).
Mercado de Adviento, Frankfurt, Alemania (Crédito: ©sborisov – Fotolia.com).