Denominada comúnmente criolla blanca o manteca esta variedad precoz de la especie Ipomea batatas pertenece a la familia botánica de las convolvuláceas. Es originaria de las regiones subtropicales de Sudamérica incluyendo el norte de nuestro país, donde se la cultivaba mucho antes del descubrimiento de América. Se consume su raíz tuberosa hervida, asada, en forma de harina, copos, en guisos, chips, pures y en dulces o crema de batata, postre típico de Argentina.
Con los brotes y hojas se preparan ensaladas que contienen un alto porcentaje de proteínas y vitaminas entre ellas la vitamina C. Es del tipo seco pues no posee altos tenores de humedad en su pulpa y mantiene su estructura luego de cocidas y de alto rendimiento, calculado en aproximadamente 20.000 kilos por hectárea. Es una planta de porte rastrero, perenne que se la cultiva como anual. Las raíces gruesas, que luego se transformaran en tuberosas, se originan en los nudos del tallo. Las raíces tuberosas son de forma alargada, redondeada o irregular, de color y textura de la corteza blanco suberosa o piel y color blanco de la pulpa.
El tallo, vulgarmente llamado guías o rama, es cilíndrico, de hábito rastrero, de color purpuráceo y poco pubescente. De hojas simples, con pecíolos alargados de hasta 20 cm de largo, lámina de forma ovada, de bordes enteros, nervaduras púrpuras en el envés y ápice acuminado. Las flores semejantes a campanillas de corola con pétalos soldados (infundibuliforme) de color blanco o azul-violáceo, se encuentran reunidas en inflorescencias cimosas en número de dos o bíparas, con raquis de 5 a 20 cm de largo.
El fruto es una cápsula redondeada. Sensible a las bajas temperaturas, necesita al menos un período libre de heladas de 4 meses para lograr una buena producción. La temperatura mensual óptima es de 21°C a 30°C  con máximas de 35°C y temperatura media mensual mínima de 16,5°C. Las heladas moderadas no dañan a las batatas que se encuentran bajo tierra. Durante el período de crecimiento necesita un promedio de 25 mm de lluvia semanal. Tolera muy bien cortos períodos de sequía y se recompone rápidamente al restituirse la humedad del suelo, pero disminuye su productividad.

Particularidades. Necesita suelos sueltos, fértiles, poco profundos, con alto tenor de materia orgánica y pH entre 5,6 y 6,5 para obtener buenos rindes pero soporta suelos muy variados. Si los suelos son muy profundos las raíces tienden a alargarse y se dificulta la extracción durante la cosecha. La deficiencia en Potasio y exceso de Nitrógeno provoca el alargamiento de las batatas disminuyendo el rendimiento. Se implantan de septiembre a octubre, cuando la temperatura es superior a 15°C, por medio de batatas-semilla de los que se obtienen plantines cultivados en almácigos que luego se trasplantan a los surcos, o por medio de guías o gajos también denominados bejucos que son trozos de tallos con hojas de 30 a 40 cm de largo.
Antes de implantarse se humedece el suelo y luego se distribuyen cada 30 a 40 cm sobre caballones de 30 cm de altura, distanciados a 90 cm. Las guías se implantan de modo de dejar sobre la superficie 2 a 3 nudos con hojas y se compacta la tierra del derredor para que entren en íntimo contacto con el suelo. Permanentemente se carpe para controlar malezas y se riega manteniendo el suelo siempre húmedo sin encharcar. Se comienza la cosecha a los 4 a 5 meses de implantada desarmando los caballones por medio de palas o azadas y se recogen a medida que se descalzan. Las plagas más dañinas son las que afectan a las raíces tuberosas causándoles el “picado” como las larvas de insectos subterráneos que se combaten con insecticidas del suelo. Los gusanos cortadores atacan en las plantaciones tempranas y se controlan con piretroides. Otras plagas la constituyen las Vaquitas de San Antonio, los pulgones, mosca blanca y larvas minadoras. Los ratones de campo suelen causar grandes destrozos en las raíces.
Las enfermedades más frecuentes e importantes por sus efectos perjudiciales son: la “peste negra” causada por el hongo Plenodomus destruens y el “mosaico” o “camote crespo” provocado por un virus. Para prevenir las enfermedades fúngicas se tratan las batatas-semillas con desinfectantes y con plantines seleccionados. •