Este miércoles 25 de abril la Cámara de Diputados de la Nación debatirá la creación del Parque Nacional Iberá, el proyecto cuenta con la aprobación del Senado, el nuevo espacio protegido se llamará Gran Parque Iberá. Este espacio natural también será útil para proteger especies que están en peligro de extinción, como el yaguareté, el ocelote, la yacutinga y el macuco, y a otras 80 especies de mamíferos, además de una importante flora nativa.

El flamante Parque tendrá una superficie de 159.000 hectáreas, a las que se sumarán otras 23.000 de la Reserva Natural Iberá. Junto al Parque Provincial Iberá, el Parque Nacional Iguazú, la Reserva Nacional del mismo nombre y el Parque Estatal de Brasil conformarán una inmensa región natural protegida, juntos sumarán alrededor de 700.000 hectáreas, este será el Gran Parque Iberá.

El Gran Parque Iberá conservará la selva paranaense, que alberga la mayor biodiversidad de la ecoregión del Bosque Atlántico de Sudamérica. Además de la rica fauna, el nuevo espacio albergará a más de 2.000 especies. Helechos, bromelias, orquídeas, enredaderas y gigantescos árboles son algunas de las especies que viven en este tierra. Monos, tucanes, venados y coatíes buscan sus alimentos aquí.

Las tierras donde se desarrollará el Parque Nacional Iberá fueron donadas por Douglas Tompkins, un empresario y ecologista estadounidense dedicado a la conservación, restauración y activismo medioambiental que falleció el 8 de diciembre de 2015 en un accidente en Chile.

Al Parque lo atraviesan muchos cursos de agua que son el habitat donde viven yacarés, tortugas y garzas. Peces y aproximadamente 450 especies de aves usan el agua para vivir. Argentina cuenta con 33 parques nacionales que ocupan algo más de 3,8 millones de hectáreas, casi un 4% de la superficie total del territorio argentino.