La Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires homenajeará al gran Gustavo “Cuchi” Leguizamón, uno de los más grandes exponentes de la música folclórica nacional, declarando su obra de Interés Cultural. El merecido reconocimiento se hace en el año del centenario de su nacimiento. El acto será el 31 de julio en el Salón Dorado de la Legislatura, formarán parte del homenaje artistas como Liliana Herrero, Rubén Goldín y Juan Falú.

Cuchi Leguizamón nació en Salta un 29 de septiembre de 1917 y murió el 27 de septiembre del año 2000. A los 20 años le dijo a su padre que iba a estudiar Derecho a La Plata, aunque el mandato paterno lo quería mandar a Paris, Cuchi eligió la capital bonaerense, allí frecuentó la bohemia platense. Conoció a Ariel Ramirez y al escritor Witold Gombrowicz. En los años 40, cuando tenía 25 años, se hizo amigo del gran poeta Manuel Castilla, hijo de un jefe de estación de tren. En uno de sus versos más recordados refleja la realidad del cierre de los ramales ferroviarios, “Padre, ya no hay nadie en la boletería” Junto a Castilla compuso canciones inolvidables que iban desde la zamba, chacarera, carnavalito, vidala y la baguala. “Toda gran zamba encierra una baguala dormida: la baguala es un centro musical geopolítico de mi obra

Dueño de un enorme talento, los referentes de Cuchi no sólo fueron del folklore, sino que sintió una profunda admiración por compositores de música clásica como Johann Sebastian Bach, Gustav Mahler, Maurice Ravel, Igor Stravinsky y fundamentalmente de Beethoven, a quien definió como un “creador definitivo” Con su obra, Cuchi llegó a artistas más allá del folclore. Luis Alberto Spinetta y León Gieco fueron admiradores del salteño.

En su vida hizo de todo, pero siempre defendió sus ideales y entendió que el arte puede tener un efecto de transformación social. Cantó con el coro universitario, jugó rugby, fue profesor de historia y filosofía, Diputado Provincial y ejerció durante treinta años la abogacía, pero un día dijo basta, él mismo lo escribió: “Estoy harto de vivir en la discordia humana. Me produce una gran satisfacción ver una vieja en el mercado tarareando una música mía. Una vez venía bastante enojado con todos estos inconvenientes que tiene la vida, y un changuito pasó en bicicleta, silbando la Zamba del pañuelo. Entonces lo paré y le pregunté qué es lo que silba: -No sé; me gusta y por eso lo silbo-, me contestó. Ya ves, ésa es la función social de la música”.

El Acto en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires marcará un justo homenaje para uno de nuestros mayores artistas de la música popular. “Gustavo Cuchi Leguizamón ha sido un brillante renovador del folclore con la excepcional virtud de aunar la innovación y el refinamiento con el gusto popular, transformando gran parte de sus composiciones en clásicos ineludibles. Su genio musical se asoció a sus propias letras y a las de extraordinarios y sensibles poetas como Manuel J. Castilla, César Perdiguero, Miguel Ángel Pérez, Armando Tejada Gómez y Jaime Dávalos, entre otros”, comentó la legisladora Andrea Conde, impulsora del Homenaje.

“La enumeración de una parte mínima de sus composiciones expone, por sí misma, su aporte imponente al acervo musical de los argentinos: Zamba de Anta, Zamba de los mineros, Zamba del pañuelo,, Lavanderas del Río Chico, La pomeña, Balderrama, Balada para el Mono Villegas, Juan panadero y tantas otras. Todos los días, en cualquier barrio de la ciudad de Buenos Aires o del país, alguna de estas hermosas canciones se cantan en un teatro, en un bar, se escuchan por la radio o la televisión, se entonan en una reunión de amigos, alguien las pone en un reproductor en la intimidad, las baja de internet, o hace un alto en su día para tararearlas y reconfortarse el corazón. No hay fundamento más grande que éste para reconocer a un gran artista y su impacto en la cultura popular”, subrayó la legisladora.

“La declaración de interés cultural de la obra de Gustavo Leguizamón no solo es un acto de reconocimiento justo a su magnífica obra y legado, sino que otorgarlo también enaltece a esta ciudad de Buenos Aires que así homenajea a quien desde joven la recorrió, la amó y animó su vida cultural brindando numerosos conciertos y actuaciones en ella, casi hasta el final de sus días. Declaración, además, especialmente oportuna ya que en el transcurso de este año, todo el universo musical de nuestro país celebra el centenario del natalicio del gran artista salteño”, expresa el comunicado de prensa que emite la Legislatura porteña.