El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación entregó las certificaciones que declaran al Delta del Paraná como un sitio RAMSAR a autoridades ambientales de las provincias de Santa Fe, Entre Ríos y de la Administración de Parques Nacionales. La entrega estuvo a cargo de la subsecretaria de Planificación y Ordenamiento Ambiental del Territorio de la cartera nacional de Ambiente, Dolores Duverges, en un acto realizado en la localidad de Diamante, Entre Ríos.

Un sitio Ramsar es una zona de humedales representativos, raros o únicos, de importancia internacional para la conservación de la diversidad biológica.

En este caso, es el sitio número 22 para nuestro país. El mismo comprende humedales continentales de origen fluvial asociados a la llanura de inundación del río Paraná. Se trata de una planicie de entre 20 y 40 km de ancho, ocupada por depósitos aluviales, arroyos, ríos y lagunas de diferentes tamaños, que se interconectan según la dinámica fluvial. En el cauce principal hay bancos de arena e islas, los de mayor superficie rondan las 1.000 ha, como la isla Campo el Rico.

Otra característica de la zona es que posee una densa red de cauces menores con albardones que delimitan lagunas someras y pantanos subcirculares. Se destacan también grandes lagunas de escasa profundidad y gran elasticidad. Las más extensas tienen alrededor de 20.000 ha, como la laguna Coronda.

De ahora en más el lugar contará con un plan de manejo, que ayudará a preservar sus condiciones geográficas, físicas y ambientales.

La Convención Relativa a los Humedales de Importancia Internacional especialmente como Hábitat de Aves Acuáticas, conocida en forma abreviada como Convenio de Ramsar, fue firmada en la ciudad de Ramsar (Irán) el 18 de enero de 1971 y comenzó a regir el 21 de diciembre de 1975. Su principal objetivo es “la conservación y el uso racional de los humedales mediante acciones locales, regionales y nacionales y gracias a la cooperación internacional, como contribución al logro de un desarrollo sostenible en todo el mundo”.