Los procedimientos fueron realizados de manera simultánea en propiedades ubicadas sobre la ruta provincia 49, Jurisdicción del Departamento Lácar, por parte de guardafaunas, personal de Bromatología y Policía de la provincia de Nequén.

En un trabajo articulado entre la Brigada de Investigaciones de la Policía, Guardafaunas de San Martín y Junín de los Andes y personal de Bromatología se secuestraron 400 kilos de carne de ciervo colorado, jabalí europeo, conejo común, productos ahumados listo para su fraccionamiento, cabeza de ciervo y pieles, detalló el Gobierno neuquino en un comunicado.

Asimismo, indicó que el área de Fauna, dependiente de la Secretaría de Desarrollo Territorial y Ambiente, “informó que los productos no poseían documentación que avale su procedencia legal“, y agregó que “todos los productos incautados fueron evaluados bromatológicamente y donados a las instituciones que brindan servicio de comedor”.