Dos mil caballitos de mar o hipocampos, muertos y deshidratados, procedentes de Guinea Conakry y con destino a Vietnam, fueron decomisados por el servicio de Aduanas francés entre el 28 de julio y el 8 de agosto.

Los caballitos de mar son una especie en peligro de extinción que está protegida por la convención de Washington relativa al Comercio Internacional de Especies de Fauna y Flora Silvestres amenazadas.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), cataloga a los caballitos de mar como ‘en grave peligro’, ya que esta especie endémica de Sudáfrica tiene un limitado rango de distribución, de 300 km², concretamente en el estuario de Knysna y en otros 3 estuarios situados en la costa sur del país, a lo que se le suma la creciente degradación del hábitat como causa de la acción humana.

Los ejemplares eran transportados en bolsas de plástico metidas dentro de varios paquetes.

Las Aduanas francesas están fuertemente involucradas en la preservación de especies en peligro de extinción y en la erradicación de organizaciones criminales que se dedican a su comercio.

En 2015 interceptaron 406 animales vivos, entre los que había más de un centenar de pájaros y más de 150 reptiles, y decomisaron 365 piezas de marfil trabajado, 448 kilogramos de marfil en bruto y unos 200 kilos de especies animales, como erizos de mar.