Vecinos del Barrio San Pedro del Partido de Luján (Buenos Aires) denunciaron que hace meses se vienen produciendo incendios intencionales en un basural a cielo abierto que la Municipalidad tiene en cercanías al núcleo habitacional. El humo se traslada por todo el barrio y según afirman desde la Sociedad de Fomento genera “un serio riesgo para la vida de los vecinos, especialmente los niños de los barrios cercanos, muchos de ellos ya con problemas respiratorios crónicos”.

Sergio Almada es presidente de la Sociedad de Fomento del “Barrio San Pedro”, en declaraciones a la prensa dijo que “los incendios se producen cada 15 días, desde hace por lo menos tres años, y conseguimos que establecieran la emergencia sanitaria ante la quema desenfrenada de residuos. En principio parecía resolverse la situación, pero luego los incendios volvieron“.

El presidente de la Comisión de Salud, el concejal Marcelo Musso se reunió con vecinos y ediles y afirmó que el problema del basural es de por lo menos “40 años atrás” y se avanzó declarando en el 2016 la Emergencia Sanitaria. Crítico de las gestiones que a lo largo de cuatro décadas no pudieron solucionar el problema de tratar los residuos como corresponde, sostiene lo mismo que Almada, que con la declaratoria se pararon los incendios unos meses pero que en los últimos noventa días han regresado. Los problemas de salud son notorios.

El problema es la salud de los pibes. Mis nietas de 2 años y de 4 meses tienen problemas respiratorios, como la mayoría de los chicos en la zona”, afirmó el titular de la Sociedad de Fomento. Los cuadros más se repiten son broncoespasmos, bronquitis y reacciones alérgicas como manchas en la piel. Desde el Municipio no hay ninguna respuesta, sólo el silencio propio de una gestión que no tiene ningún interés en mejorar la calidad de vida de sus vecinos. Mientras tanto, la densa cortina de humo se ve todos los días.

A un año de declararse la Emergencia Sanitaria, los habitantes del Barrio tienen en mente acudir a la Justicia. El abogado que representa a la vecinal aseguró que “no encontramos una solución de fondo, que sería una planta de reciclaje o, como segunda opción, no menos importante, el traslado de los desechos al Ceamse”.