La noticia se puede leer desde las redes de la Asamblea Jáchal No Se Toca, al parecer la empresa Barrick Gold habría ocultado dos nuevos derrames, ambos de gran magnitud, en diciembre pasado y en febrero de este año, el dato se desprende de análisis que se han hecho en el agua del río Jáchal, que arrojan la presencia de metales pesados con valores de hasta 28 veces más que los permitidos.

Desde el año 2015 el Río Jáchal no mostraba tanta contaminación. Según difunde una investigación del diario TiempoAr, el rumor de los derrames comenzó a hacerse oir en Jáchal desde diciembre, cuando el Intendente de la localidad, Miguel Vega, se negó a hacer un análisis de agua de toda la cueca. Lo hizo a los quince días después de lo solicitado, aún así, los resultados fueron negativos, hechos por técnicos de la Universidad Nacional de Cuyo se demostró que una muestra de agua tomada el 27 de diciembre en la Pasarela de la Chigua, tenía 53 veces más mercurio que lo que se permite en la Ley de Residuos Peligrosos.

El diario TiempoAr indica que esto no se difundió en ningún lado, pero la alarma se encendió nuevamente el pasado 28 de febrero cuando se tomaron nuevas muestras de agua y los niveles de contaminación del Río Jáchal fueron elevadísimos. Una de estas identificada como “M14-Cauce del Río Jáchal” confirma que tiene 1992 miligramos de aluminio por litro, 400.000 veces más de los que aconseja la legislación para asegurar la vía en medios acuáticos, y 400 veces más que lo permitido para el consumo del ganado y riego. “También se encontraron niveles muy elevados de mercurio y manganeso, además de bario, cadmio, cobalto, cobre, cromo, níquel, plata, plomo, zinc y arsénico”, señala el medio.

“Es igual que en los otros derrames. Primero es un rumor del que nos enteramos por WhatsApp, lo denunciamos y recién ahí aparecen los comunicados oficiales. Acá no hay otra explicación posible: hubo dos derrames en Veladero que se mantuvieron ocultos“, declaró a Tiempo AR Saúl Zeballos, referente de la Asamblea Jáchal No Se Toca.

Para cuantificar la contaminación que se halló recientemente en el río Jáchal, hay que entender que días después del derrame de septiembre de 2015, el mayor de la historia minera argentina, el río tenía 70 mg/l de mercurio, 28 veces menos que los valores de febrero de este año.

La respuesta que da la empresa es que el río Jáchal siempre tuvo agua de baja calidad. En un comunicado, Barrick Gold manifiesta: “No conocemos en detalle los estudios que se mencionan, ni cómo se hicieron, ni los estándares de los mismos. Ni mucho menos si se han comparado sus resultados con la línea base y calidad histórica de las aguas en esos lugares. Estamos al tanto de que el gobierno de la Provincia –no Barrick– ha desmentido en varias oportunidades estos estudios. Pero no los conocemos en general, ni en particular”.