El pasado 27 de octubre de 2015 la organización no gubernamental Naturaleza de Derechos y miembros de la Red de Abogados de Pueblos Fumigados presentaron un documento ante el Presidente de la Cámara de Senadores de la Provincia de Buenos Aires con el fin de denunciar el intento de aprobación express de un proyecto de ley que busca modificar la actual ley de agrotóxicos provincial N° 10.699.

Este documento denuncia que el tratamiento de este proyecto no sólo contiene irregularidades en el procedimiento de aprobación, sino que además desconoce principios legales establecidos incluso por la Constitución Nacional.

Dichas organizaciones denuncian que la Cámara de Senadores intenta aprobar el proyecto en tiempo record, sólo con el dictamen favorable de la Comisión de Ambiente, evitando el giro correspondiente a las Comisiones de Salud Pública, Organización Territorial y Derechos Humanos y Garantías aún cuando el mismo texto del anteproyecto reconoce que “el objetivo de esta ley es la propensión a la protección de la salud humana y de los ecosistemas, optimizando el manejo y la utilización de agroquímicos”. La Legislatura de la Provincia de Buenos Aires intenta ignorar la obligación de los poderes del estado de establecer lineamientos para una democracia participativa y el objetivo presente en la Ley General del Ambiente (N°25.675) que consagra la participación ciudadana como elemento central de la política ambiental.

Finalmente, este proyecto de ley viola el orden público ambiental que establece el principio de no regresión, es decir, que ninguna nueva ley puede hacer retroceder derechos ambientales ya consagrados por una ley anterior. Asimismo vulnera los principios de precaución y prevención. El proyecto de ley fue presentado por el Senador Carlos Alfonso Areco Coll en coautoría Roque Antonio Cariglino, Jorge Alberto D´Onofrio y Gabriel Leando Pampin.

Concretamente el proyecto intenta disminuir la distancia de las fumigaciones aéreas de 2km a 500 metros (en relación a las plantas urbanas) para productos clase III y IV. Al mismo tiempo, establece distancia cero de protección para las fumigaciones terrestres, lo cual permitirá que el actual cóctel de agrotóxicos que incluye el glifosato entre otros productos, sean utilizados casi sin restricciones.

IMPORTANTE: El glifosato está considerado desde marzo de este año como probable cancerígeno por la Agencia Internacional de Investigación en Cáncer (Iarc) de la Organización Mundial de la Salud (OMS), tras un estudio que reveló que este agroquímico causó daño al ADN y a los cromosomas en las células humanas analizadas.

Lo curioso es que la futura gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, tiene previsto nombrar como Ministro de Asuntos Agrarios de la provincia a Leonardo Sarquís, ex gerente de Monsanto.

Naturaleza de Derechos y Red de Abogados de Pueblos Fumigados convocan a los/as ciudadanos/as a participar de esta denuncia enviando un correo electrónico a los legisladores, que contenga el siguiente texto o firme esta carta en http://www.naturalezadederechos.org/senado2.htm