Fuente: Diario Crónica de Comodoro Rivadavia

Como si se tratara de un “envase de cartón”, el tanque de proceso 102 de la Planta Deshidratadora, ubicada al costado de Ruta 3 en Km. 9, que se encontraba -según señala un comunicado deYPF- “al 70% de su capacidad total”, o sea con unos 2.000 metros cúbicos “de un compuesto conformado por 75% de agua y 25% de crudo”, colapsó totalmente permitiendo el escape de fluido, derrame que se prolongó por varios kilómetros cruzando la ruta nacional y, buscando los desniveles de terreno, llegando hasta el sector Oeste del barrio Rodríguez Peña Este.

Apenas ocurrido el incidente, la gerencia local de YPF movilizó a unos 80 operarios y más de 20 vehículos que se desplazaron hasta la zona de conflicto para controlar la perdida y evitar su llegada al mar, con camiones chupa, retroexcavadoras y personal que, a pala y carretilla, se disponían a iniciar -yo con la oscuridad de noche- el recupero de terreno afectado en todo el sector frente al Predio Ferial.

De acuerdo al comunicado distribuido por la petrolera, conocido sobre las 19 horas, “el incidente estaba controlado”, aclarándose que “no se registraron heridos ni personas afectadas” pese a la espectacularidad del desplome del enorme tanque que, a simple vista, pareciera que hubiera sido aplastado por una mano gigantesca, desconociéndose los por qué del desplome, señalándose también que “YPF trabaja en una investigación interna para aclarar las causales del suceso”.

El denominado Rol de Emergencia desplegado ante el incidente realmente causó sorpresa y curiosidad a cientos de personas, tanto de las barriadas cercanas como de quienes circulaban por Ruta 3, ya que desde el puente frente al barrio Rodríguez Peña hasta el ingreso Norte a la Planta Deshidratadora, se observaban decenas de camionetas, retroexcavadoras, camiones tanque y camiones chupa de YPF, a los que se sumaban personal y vehículos de Tránsito, de Seguridad, de Defensa Civil y de Bomberos lo que, con el oscurecimiento de la tarde, ofrecía un panorama espectacular por el despliegue y por las luces de los móviles.

Desde la empresa petrolera se reconoció el interés y la colaboración de funcionarios municipales y provinciales que, rápidamente y ante el conocimiento del derrame, dispusieron personal y equipos para colaborar ante la contingencia y, en el caso del ministro de Hidrocarburos, Ezequiel Cufré -por órdenes del gobernador Martín Buzzi- se instaló en la administración de YPF para conocer en detalle la situación y, a su vez, evacuar consultas que iban surgiendo con el correr de los minutos, por lo que al cierre de nuestra edición, el funcionario se encontraba aún en las instalaciones de barrio Mosconi.

De esta manera, ante un hecho absolutamente extraño y con las investigaciones en marcha, se buscará dar respuestas al desplome del tanque que, sería de suponer, habría sufrido el desgaste corrosivo permanente de su contenido habitual -agua y crudo- y habría provocado el desgaste de su estructura inferior, la que habría cedido ante la presión de un contenido que llegaba al 70% de su capacidad total, según admitieron desde la petrolera.