El 1 de agosto la comunidad mapuche Pu Lof en Resistencia manifestaba en la ruta 40 pidiendo por la liberación del lonko y líder mapuche Facundo Jones Huala. Sin ánimos de negociar, el juez federal Guido Otranto ordenó el desalojo de la ruta, dándole vía libre a la Gendarmería para reprimir, oficiales de esta fuerza no conformes con esto entraron a la comunidad e incendiaron viviendas y destruyeron todo lo que hallaron. Santiago Maldonado es un artesano de El Bolsón que fue a solidarizarse con los mapuches, según testigos, Gendarmería lo subió a una camioneta y desde entonces nadie lo volvió a ver.

La desaparición de Santiago Maldonado aumentó la tensión que se vive en Chubut y Río Negro con respecto a la presión del Estado sobre las comunidades mapuches. Organizaciones sociales, pueblos originarios y dirigentes de todos los espacios políticos pidieron por la aparición con vida de este artesano que el 31 de agosto llegó a Cushamen para solidarizarse con los hermanos mapuches que reclaman por la liberación del lonko Facundo Jones Huala y el derecho a habitar sus tierras ancestrales, hoy propiedad de Luciano Benettón.

Las acciones judiciales presentadas por la familia de Maldonado y los testimonios que se han oído obligan a pensar que lo sucedido con este joven se encuadra en una desaparición forzada de personas. Ernesto Moreau de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos declaró a la Agencia AnRed: “Lo detuvieron, lo cagaron a trompadas y se lo llevaron. Y no es el único: en territorio mapuche hay más de 100 personas desaparecidas”. a su vez Paula Litvachky, del CELS (Centro de Estudios Legales y Sociales) afirmó que “por las características del hecho, en principio se está investigando bajo el protocolo de la desaparición forzada, que es lo correcto desde el punto de vista del derecho internacional y de las buenas prácticas; es lo que debe hacerse ante indicios de desaparición a manos de agentes estatales”.

La Comunidad Pu Lof en Resistencia de Cushamen había advertido el 1 de agosto que las fuerzas federales no habían emitido ningún comunicado oficial con respecto al operativo. El Estado pretendió ocultar la represión, pero gracias a los medios de comunicación comunitarios como FM Alas de El Bolsón se hicieron eco de los llamados de los propios mapuches quienes les advertían que gendarmería estaba quemando las viviendas de la comunidad y golpeando a sus hermanos y hermanas.

Santiago Maldonado fue visto por última vez en manos de Gendarmería. Testigos aseguran que el joven intentaba escapar de la represión hasta que fue alcanzado por un oficial y trasladado a una camioneta blanca. “Acá tenemos a uno”, fue lo que llegaron a oír los que estaban cerca de los gendarmes. Acto seguido, Maldonado jamás volvió a verse. “No es un militante o activista, sino que fue por una cuestión humanitaria. Es artesano, vive en El Bolsón. No tenemos información de él desde el martes. Estamos desesperados. Presentamos un pedido de búsqueda de paradero a la Policía Federal y los abogados interpusieron recursos de hábeas corpus. Pero todavía no tuvimos ninguna respuesta”, declaró Sergio Maldonado, su hermano.

El jueves 4, tanto Gendarmería como el Juez Guido Otranto, sin ningún argumento, manifestaron que no tenían conocimiento del paradero de Maldonado, ni tampoco seguridad de que habría sido detenido por esta fuerza. El Estado cerró de esta forma una nueva semana de violencia contra los pueblos originarios. “Prefectura Nacional, junto con el juez Otranto, el Defensor Federal y veedores de la APDH, realizaron un rastrillaje en el Lof de Cushamen. El resultado que arrojaron las pericias confirmó los testimonios que había dado la comunidad mapuche con respecto a que Santiago había estado en el Lof, que no había cruzado el río y que había sido desaparecido. En el rastrillaje se utilizaron perros y todavía lo que falta determinar es cómo lo sacaron de ahí. Nosotros, como familia, estamos convencidos de que a Santiago lo desapareció la Gendarmería” sostuvo Sergio Maldonado.

Mientras tanto y para dejar bien en claro que el Estado no tiene intenciones de abandonar su plan de control sobre las comunidades mapuches, la Gendarmería permanece apostada en la entrada de la comunidad. La familia de Santiago Maldonado emitió un comunicado que difundió a los medios donde expresa su verdad, palabras que transcribimos:

Santiago Fue visto por última vez el 1º de agosto de 2017. Hace 120 horas. Testigos afirman, y fue corroborado por el juez Otranto, que efectivamente a Santiago lo detuvo la Gendarmería el pasado 1º de agosto en Cushamen Chubut en el marco de la represión en la Comunidad Mapuche. Dadas las circunstancias, estamos desesperados por lo que Gendarmería pudiera haber hecho con él. El Estado Nacional, en la figura de la Ministra de Seguridad Patricia Bullrich, como representante del poder ejecutivo, el Juez Otranto del Poder Judicial y la Fiscal Subrogante por el Ministerio Público, son responsables de la aparición con vida de Santiago.

Es inadmisible que en un estado de derecho, fuerzas de seguridad no aporten pruebas, ni hablen, ni colaboren para que se esclarezca, siendo ellos mismos los que participaron en la detención y desaparición forzada de Santiago. El Estado está obligado a articular en tiempo y forma las actuaciones para esclarecer las circunstancias en que se sucedieron los hechos y quienes fueron los actores responsables, deben obligar a Gendarmería Nacional a dar cuenta de lo sucedido. Creíamos haber superado esas prácticas nefastas e inadmisibles.

Como Familia, además del lógico dolor e incertidumbre, seguiremos responsabilizando al Estado hasta que aparezca Santiago.

EXIGIMOS, APARICION CON VIDA DE SANTIAGO MALDONADO. VIVO LO LLEVARON Y VIVO LO QUEREMOS!