La Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales junto con la de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), están desarrollando un bioproducto para controlar las enfermedades de origen fúngico en cultivos hortícolas a través de microorganismos capaces de controlar al agente productor de una enfermedad.

El bioproducto es un formulado de origen biológico creado para controlar las enfermedades provenientes de hongos, en cultivos de importancia agronómica como tomate, lechuga, trigo y flores. Está constituido por conidios del hongo Trichoderma harzianum suspendidos en una solución acuosa para el caso de la pulverización aérea o bajo la forma de polvo para las aplicaciones secas.

Se utiliza un hongo aislado de suelos nativos para que funcione como antagonista de los patógenos infectivos que inciden en la sanidad de la planta y la merma del rendimiento. La acción de este está regulada por diferentes mecanismos como la competencia por nutrientes, antibiosis, micoparasitismo y estimulador de mecanismos de defensa en la planta.

El bioproducto, desarrollado de forma conjunta por el Centro de Investigaciones en Fitopatologías (CIDEFI) y el Centro de Investigación y Desarrollo en Fermentaciones Industriales (CINDEFI), optimiza la relación costo-beneficio convirtiéndolo en una excelente alternativa para la protección del cultivo. El mismo, si bien aún no ha sido aplicado a escala comercial, fue utilizado en diferentes cultivos incluyendo los cereales a escala experimental, traería grandes beneficios para la región si se tiene en cuenta la notable dimensión del cinturón hortícola platense.

El método empleado es ecológico, ya que no contamina el ambiente, ni deja residuos en la producción; además el uso del mismo no ocasiona riesgos para operarios ni consumidores. A lo que se le suma la ventaja de ser compatible con otras prácticas de control y el respeto que tiene por la fauna benéfica, por lo que puede incorporarse fácilmente a un programa de manejo integrado de enfermedades.

Uno de los mecanismos de acción para este bioproducto se basa en la estimulación del sistema de defensa en la planta hospedante. El hongo Trichoderma harzianum, al estar adherido a la superficie de la semilla (pellet) penetra en las primeras capas de la epidermos radicular, encendiendo un mecanismo basado en la acción de diferentes moléculas y enzimas que despiertan la reacción de defensa en la planta. 

Además, este producto tiene un efecto bioestimulante e inductor del crecimiento, manifestado en el aumento del peso fresco y seco en los cultivos ensayados. La aplicación seca acompaña a la semilla a través del espolvoreado en el lugar de siembra o en el surco donde se colocan las semillas o los plantines.