Tesãí significa “salud” en guaraní, y es el nombre que eligieron los investigadores del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y la Universidad del Litoral (UNL) para el té que desarrollaron a partir de hierbas ancestrales y autóctonas. Se trata de una infusión natural, sin aditivos químicos sintéticos y se destaca por sus propiedades benéficas para la salud.

El objetivo fue obtener un té saludable que no contenga aditivos químicos sintéticos polisacáridos (azúcares) y que pueda disolverse en agua fría o caliente.

“Elegimos Aguaribay y la Ñangapirí, dos especies vegetales autóctonas y silvestres que se encuentran desde Jujuy hasta Río Negro, y agregamos té verde asociado con cáscaras de limón y naranja de origen natural”, indicó Nicolás Aschemacher, docente de la cátedra de Química Orgánica de la Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas de la UNL.

“Esta infusión natural y saludable se destaca por sus propiedades antioxidantes que ayudan a prevenir el envejecimiento y el daño celular”, explicó por su parte Nora Aimaretti, especialista en agroindustria y agregado de valor del Centro Operativo Experimental Ángel Gallardo Monte Vera del INTA Santa Fe.

En esta línea, reconoció sentirse “orgullosa de formar parte de un equipo de investigadores capaces de haber formulado un té a partir de especies autóctonas olvidadas, utilizadas por nuestros ancestros y, ahora, revalorizadas por nosotros”.

Álvaro Siano, docente de la cátedra de Química Orgánica de la Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas de la UNL, reconoció la importancia de “generar el espacio para que los licenciados en Nutrición puedan desarrollar este tipo de alimentos que aportan salud a la población”.

Este producto fue premiado en la categoría “Alimento innovador” en el IX Concurso Estudiantil de Alimentos Innovadores de Rosario 2018, organizado por la Facultad de Química de la Universidad del Centro Educativo Latinoamericano (UCEL) y el INTA.