Planchar la ropa es un procedimiento manual que casi no ha cambiado desde la introducción de la primera plancha eléctrica en 1926, pero esto podría ser una tarea del pasado muy pronto, con la llegada de una máquina que se encarga enteramente de realizar el planchado de nuestras prendas.

FoldiMate es un pequeño robot de tres pies de alto que puede planchar camisas, remeras y pantalones entre una gran variedad de prendas de ropa, doblandolas y utilizando vapor para que estas queden listas para ser utilizadas sin arrugas.

El equipo tiene una fila de bandejas desde donde enganchamos las prendas, las cuales entran al mecanismo y son identificadas por el equipo, que de acuerdo al tamaño deberá ajustar los brazos mecánicos que se encargan de manipular la tela.

La empresa fabricante afirma que puede procesar cada prenda en 10 segundos y su capacidad máxima es de 20 piezas en simultáneo. Una vez que FoldiMate termina el procedimiento toda la ropa sale lista por una bandeja que apila una por encima de la otra.