echos cotidianos provocan, a veces, descubrimientos insospechados, es el caso del hallazgo que se hizo en la parte de atrás de la Catedral “Nuestra Señora del Rosario” en Goya (Corrientes) El último fin de semana se hicieron las fiestas patronales y caminó mucha gente por el templo, un sector de baldosas comenzó a ceder y cuando las removieron, hallaron un viejo aljibe.

“Podría ser un pozo de almacenamiento pluvial o bien un pozo de vertiente de agua, se está limpiando y creemos que fue de uso comunitario y ese sector correspondía a la parte de atrás de la casa parroquial, anterior a la catedral, por lo que tiene más de 150 años”, comentó el sacerdote de la iglesia, Juan Carlos López. Todavía no saben el destino que le darán, aunque descuentan que podrán mostrarlo como una atracción turística. El aljibe es una ventana al pasado de la ciudad, esta localidad no tiene un día exacto de fundación, sino que la población se fue estableciendo aquí como producto del movimiento que había en el Río Paraná. Entonces Goya era la puerta de entrada y salida que tenía el comercio pluvial con Asunción (Paraguay), uno de los principales puertos del cono Sur. Se desconoce a qué se debió la elección del nombre, Aunque las historias llegan a un denominador común: recuerda a Gregoria (“Goya”) Morales, la mujer de un notable vecino.

En un primer momento, en la ciudad creció el rumor de que el aljibe escondía un tesoro que contenía piezas de oro. El inconsciente colectivo creó una fantasía entorno a este descubrimiento que develaba algo que había permanecido sellado por más de un siglo y medio. “Quiero desmitificar y aclarar esa fantasía popular” resaltó López. Un equipo de arquitectos y entendidos de la historia se acercaron a la catedral y afirmaron que el aljibe podría tener más de 150 años, ya que corresponde al área más vieja del templo.

“En la fiesta patronal del sábado había algunas baldosas que se estaban hundiendo por lo que pusieron maderas y pasada la fiesta, el lunes, sacaron las baldosas y fue una providencia de Dios que nadie se haya hundido ni lastimado”, manifestó el sacerdote. En declaraciones al medio radial “Corrientes en el Aire”, en Jefe Comunal de Goya, Gerardo Bassi afirmó que: “No hemos decidido si va a quedar tapado, ciertamente hay que rellenarlo un poco para evitar fragilidad, pero también puede tener cubrirse con un blindex. Se fueron limpiando cuatro metros y aun no se llegó a la napa de agua