Después de 81 años en los que no se producía ningún descubrimiento de este tipo, en la localidad de San Gerónimo se informó que se halló agua termal. Para esta localidad es una excelente noticia porque abre las puertas al desarrollo del turismo termal, uno las actividades que mas crecimiento ha tenido en estos años en el mundo y en nuestro país.

San Gerónimo es un pueblo de la provincia de San Luis que tiene alrededor de 300 habitantes, y ya cuenta con aguas termales que lo han convertido en una localidad turística. Se ubica sobre la ruta 147 y está a 27 kilómetros de la capital cuyana. La última vez que se halló agua termal fue en 1936.

La noticia cayó en forma muy positiva en la comunidad, la Delegada Municipal, Lorena Cardinali comentó a la prensa que “vamos a generar emprendimientos a partir de esta nueva perforación y realizar un centro hidrotermal” El turismo de termas está íntimamente relacionado con la salud y el relax, masajes terapéuticos y terapias alternativas.

Victoria García Heredia es geóloga de San Luis Agua aseguró que este nuevo pozo hallado en San Gerónimo proviene de la Cuenca del Bebedero, que es es un sistema lagunar que abarca parte del noreste de la provincia de Mendoza, la zona sudeste de la provincia de San Juan y el noroeste de la provincia de San Luis. A pocos kilómetros del pueblo se encuentra la Laguna del Bebedero, rodeada de salinas, sobre un horizonte blanco y ceniciento.

San Gerónimo y Blade son dos centros termales que hoy constituyen la oferta termal de San Luis, son dos destinos que pueden visitarse y que tienen agua de excelente calidad con probados beneficios para la salud.

Con respecto a este nuevo pozo termal, técnicos del Instituto Nacional del Agua y del Centro Regional de Aguas Subterráneas se hallan investigando cómo es que realmente funciona la Cuenca, su sistema de recarga, y calidad de estas aguas termales. Las aguas que ya son explotadas en San Gerónimo salen a 36° y están a 400 metros de profundidad, en tanto las de la vecina localidad Blade, salen desde los 600 metros a 43°. La Cuenca del Bebedero abarca un área de 6.511 kilómetros, “es una cuenca centrípeta, la única con esta característica en la provincia, con su nivel de base en las Salinas del Bebedero. Recibe recarga desde todas las direcciones, aunque las más caudalosas llegan del este, ya que hacia el río Desaguadero y el norte de la cueca llueve mucho menos”, detalló García Heredia.

Las aguas termales son, por definición, aguas minerales que salen del suelo a una temperatura con más de 5° que la superficie. Se originan en las capas subterráneas de la Tierra, donde se encuentran a mayor temperatura. Son ricas en minerales, tienen beneficios terapéuticos. Debido a su composición y temperatura esta clase de agua aumenta la oxigenación del cuerpo, ayuda a la nutrición de los tejidos y estimula el sistema nervioso.