El video casero presentado el pasado lunes 5 de octubre que grabaron el 29 de setiembre los marineros del “Vierasa Dieciséis”, generó repudio y numerosos comentarios, a la que la indignada tripulación del buque lo subió bajo el sugestivo y elocuente título: “Otra matanza en el Vierasa Dieciséis”. Así, además de reflejar el enojo de la tripulación, también deja entrever que se trata de una metodología habitual.

La “descarga” de más de ocho toneladas de langostino y especies acompañantes se realizó el martes 29 de setiembre sobre el mar abierto de Rawson, donde la maniobra fueron repudiadas por los marineros que cuestionan al capitán y al responsable de la medida, de apellido Modesto. Lamentan la “depredación” y lo que “están haciendo al Mar Argentino y a nuestros hijos”.

La maniobra es penada por ley y debió ser impedida por el inspector a bordo. El grupo que controla el buque, que el año pasado facturó más de 114 millones de dólares, está sospechado de infringir la ley 24.492 al explotar en aguas nacionales un permiso concedido por el Reino Unido de Gran Bretaña, a través de la utilización de una segunda empresa: la chilena Emdepes.

Debido a esta noticia, llegó a la redacción del periódico local El Patagónico, una denuncia formal realizada el pasado 01 de enero de 2013 en el que Miguel Ángel Herrera, marinero de la Marina Mercante Nacional, denuncia al Capitán del buque pesquero “Virgen del Milagro”, Horacio Ricle por tirar al mar 9000 kilos de langostino durante 2 meses” como dice en el Acta de denuncia presentada por Herrera.

En esa denuncia suma además que una situación similar le tocó vivir durante el 2007 en el buque pesquero “Cabo Buen Tiempo” donde esta metodología se reiteraba pero con la merluza, en ambos casos la excusa siempre fue que “eran de tamaño inferior para su comercialización”.

Lo que denunció Herrera en ese momento fue que esto “genera una depredación en las especies en cuestión” y afirmó a El Patagónico que “pese a haber realizado la denuncia en reiteradas ocasiones, no he recibido respuesta alguna”.

Cabe recordar que desde principios de este año la Asociación de Capitanes busca llegar al “descarte cero” poniendo como espejo la Unión Europea, que acordó una normativa que busca poner fin a los descartes; aunque se determinaron dos años sin multas para que una industria acostumbrada a seleccionar qué llevar a puerto se adapte al nuevo marco.

Desde la entidad pretenden concientizar sobre la urgente necesidad de traer a tierra todo lo que ingresa en las redes. Con ese objetivo, sus responsables han transitado organismos gubernamentales, organizaciones civiles y encuentros.

El recorrido incluyo entrevistas con el representante de FAO en la Argentina, Alejandro Flores Nava, con científicos del Inidep e integrantes del Consejo Federal Pesquero. Incluso, el proyecto fue expuesto más recientemente en el cierre del Simposio que la Comisión Técnica Mixta del Frente Marítimo organizó pensando en la recuperación de pesquerías.

El secretario general de Capitanes, Jorge Frías, señaló entonces: “Es en ustedes, técnicos, investigadores y biólogos en quienes deposito mis esperanzas para que juntos convenzamos a políticos y empresarios de que los peces que se desperdician en el fondo del mar las flotas argentina y uruguaya debe terminar. El mundo nos mira y lo que desperdiciamos no es sólo pescado, sino alimento que el mundo necesita”

Los propios marineros tildan esta propuesta de “poco seria” y resaltaron como “un fracaso” el seminario sobre descarte cero dictado el pasado 17 y 18 de septiembre dado que “no asistieron autoridades ni empresarios, salvo un grupo de alumnos de la Escuela de Pesca” y denunciaron que “antes que pretender educar a la sociedad ,el dirigente (secretario de la Asociación de Capitanes, Jorge Frías) debería educar a sus representados; sin capitanes irresponsables no hay descarte”.

A comienzos de año en Puerto Madryn surgió una iniciativa de parte de la Municipalidad de Rawson para convertir los desechos de langostinos en harina, incluso fueron llevadas a Mar del Plata más de 20 toneladas de este crustáceo para realizar una prueba piloto de la que aún no se tienen noticias.