Tras las intensas lluvias de ayer, el barrio Lennart Englund de Esquel, Chubut, sufrió las consecuencias del desprendimiento de dos piedras de importante tamaño, una de las cuales cayó a escasos metros de una vivienda, con aproximadamente 4 toneladas.

Otra vez, se pone en agenda en Esquel la necesidad de resolver rápidamente el problema habitacional que tiene la ciudad, ya que sucedieron hechos similares hace pocos meses, como lo fue a fines del año pasado, cuando una roca destruyó una habitación de la familia Catrú y de milagro no terminó con la vida de ninguno de sus integrantes.

En esta ocasión una roca de cuatro toneladas dañó el cerco de la casa de la familia Galván. Funcionarios municipales, uno de ellos el secretario de Gobierno, Pablo Durán, rápidamente se hicieron presentes en el lugar para ayudar con los vecinos. Durán, en diálogo con la prensa, remarcó que “hace tiempo que venimos insistiendo en la entrega de los primeros dúplex porque se había priorizado desde la Secretaría de Promoción Social y el propio intendente Williams para reubicar a las familias del Lennard Englud que están en el bario y otros en el Hostal La Hoya”.

El municipio tiene contabilizadas más de 80 familias en situación compleja y es necesario reubicarlas.

Desde anoche, las lluvias afectan a toda región cordillerana de Chubut y la Ruta Nacional 40 se encuentra cortada en algunos tramos. Lago Puelo se declaró el estado de emergencia civil como consecuencia de los desbordes de ríos y arroyos.