En el marco de los trabajos que realizan guardaparques, guardafaunas y agentes de control y fiscalización del ministerio de Ecología en distintas Áreas Naturales Protegidas y Reservas Privadas de la provincia de Misiones, y en el contexto del proyecto Zorro Pitoco coordinado por la bióloga estadounidense Karen De Matteo, en cercanías del Parque Provincial Urugua-í, se logró fotografiar nuevamente después de casi quince años en estado natural y salvaje un ejemplar joven de águila harpía.

El águila harpía es una especie declarada por la Cámara de Representantes de la provincia de Misiones Monumento Natural Protegido. Es el águila más más grande del hemisferio occidental y del austral, es la única especie del género harpía y no tiene subgéneros. Es el ave nacional de Panamá y especie que simboliza la biodiversidad en Ecuador.

De Matteo realizaba trabajos junto a su equipo en la zona del parque, donde logró avistar y fotografiar al ave y dio aviso de inmediato a los guardaparques del área, quienes comunicaron a biólogos y ornitólogos de la cartera ecológica, quienes confirmaron que efectivamente se trataba de un ejemplar joven de águila harpía.

El hallazgo es de suma importancia para la provincia de Misiones ya que esta ave de la familia de las grandes rapaces, es la segunda águila más grande del mundo (alcanza hasta el metro de altura en pie), siendo un súper predador, igual que el yaguareté, necesaria para la regulación de las poblaciones de sus presas, que incluyen monos, roedores, peces, pequeños mamíferos, incluso crías de venado; y es un indicativo del buen estado de conservación de nuestra selva, donde Misiones posee el mayor remanente de Selva Paranaense y el 52% de la biodiversidad del país.

La zona toma importancia por la extensión de selva protegida considerando que el sistema provincial de Áreas Naturales Protegidas dependiente del Ministerio de Ecología, está conformada por los sectores públicos y privados, encontrándose en esta área reservas de categorías privadas, parques provinciales y ONG.

Una noticia de enorme magnitud para la biodiversidad misionera, ya que el último avistaje data de hace quince años.