El mes pasado desembarcó en la provincia de Mendoza la “heladera social” de la mano del Instituto Arrayanes -la idea es que la gente acerque la comida que le sobró en viandas para que se las lleven los más necesitados-. Ahora llegó el “perchero solidario” que tiene la misma modalidad pero con prendas de vestir. Aquella idea que nació hace unos meses en tucumán logró un contagio en todo el país. 

El pionero de la iniciativa es Maximiliano Ferro, un comerciante de Godoy Cruz, Mendoza, que tiene su local de ropas. La propuesta la vio en México y decidió replicarla en Mendoza cuando supo de la iniciativa de la Heladera Social en Tucumán.

Cada mañana saca a la vereda de su negocio“Sentido Sexto” un perchero en el que los transeúntes pueden colgar la ropa que ya no usan y que está en buenas condiciones para que las personas que la necesiten se la lleven.

El perchero está disponible tanto como para dejar como para sacar prendas durante el horario de atención: de lunes a sábado de 9.30 a 13 y de 17 a 20.30. “¿Tenés frío? Tomá una prenda ¿Querés ayudar? Dejá una”, dice el cartel arriba del perchero.

Algunos sacan ropa pensando que están en falta y otros preguntan por la modalidad pero poco a poco la propuesta va ganando elogios y adeptos. En el país, el primer perchero solidario funciona todos los lunes a la noche en la Plaza de Mayo desde marzo y es administrado por la Red Solidaria.