Tras denuncias por irregularidades en el tratamiento de los grandes felinos, la cartera de ambiente comprobó que el zoológico ubicado en el partido de General Pueyrredón carecía de la documentación que diera cuenta de la tenencia legítima del plantel faunístico, por lo que se le otorgó un plazo de 5 días hábiles para presentarla, para descartar cualquier situación de sospecha en relación a la procedencia de los animales.

Luego de transcurridos los 5 días hábiles “se verificará cuál es el inventario —tal como lo exige la Ley 12238 de Fauna de la provincia de Buenos Aires—, y se constatará si todos los ejemplares cuentan con los dispositivos electrónicos indicados para poder hacer el seguimiento”, indicaron.

A través de la Brigada de Control Ambiental (BCA) fueron relevados guacamayos amarillos, azules y rojos, cisnes, loros, cotorras, faisanes, flamencos, pavos reales, distintas especies de mono, tigres de bengala y blanco y pumas. También un yaguareté, un guanaco, una mara, ñandúes, antílopes, muflones, ciervos, zorrinos, hipopótamos, un oso pardo, un coatí, un gato montés y reptiles como tortuga y serpientes pitón, yarará y boas, entre otros.

El operativo se realizó con el objetivo “de avanzar en la persecución del tráfico de fauna, en la identificación de todos los planteles faunísticos y en la promoción de la reconversión de todos los zoológicos hacia un modelo de mayor bienestar animal y menor exhibición de especies exóticas”.

El Ministerio de Ambiente “alienta a que los zoológicos se transformen en ecoparques que garanticen altos estándares para el plantel faunístico mediante cuidados e instalaciones que dispongan condiciones de habitabilidad y seguridad para cada especie”, remarcaron, para lo cual se solicita “la identificación de los ejemplares con una marca o señal distintiva para su individualización, que sea irremplazable”.

Asimismo, se exige que estos centros “dispongan de un buen servicio veterinario y de zonas adecuadas para evitar el contagio en los casos de enfermedad o para guardar períodos de cuarentena, a los fines de evitar la propagación zoonóticas o enfermedades que puedan afectar a los animales”.