La tensión entre el pueblo mapuche y las autoridades argentinas volvió ayer a crisparse con la detención, en medio de un importante operativo policial, del referente de esta comunidad, Facundo Jones Huala. En las primeras horas no se pudo conocer el por qué de la detención, hasta que la Gendarmería Nacional, fundamentó que se había hecho porque está vigente el pedido de extradición de la Justica chilena, aunque en septiembre pasado había sido desestimado por un juez de Esquel.

Jones Huala es una figura polémica para los grandes terratenientes de la patagonia. Enemigo de la presencia de extranjeros en tierras mapuches, acompañó en la toma de un campo de la familia Benetton, y participó de las últimas marchas contra Joe Lewis que se hicieron en El Bolson. Es el referente de la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), que se caracteriza por ser una rama radical dentro de la Confederación Mapuche que lleva a cabo acciones directas para reafirmar la identidad de la comunidad y la reivindicación de los territorios ancestrales, hoy en manos de extranjeros.

Para lograr su capura, Gendarmería realizó un trabajo de inteligencia porque fue detenido cuando estaba cerca de un puesto caminero en las inmediaciones del río Villegas, sobre la ruta Nacional 40, en el tramo que une El Bolsón de Bariloche. Una vez detenido fue trasladado al Juzgado Federal de esta última ciudad donde permaneció diez horas. Enseguida la familia mapuche se hizo presente en el lugar. En las últimas horas se esperaba que fuera liberado, pero el juez federal subrogante Gustavo Villanueva le negó el pedido de excarcelación que la defensa oficial le solicitó. Jones Huala en horas de la noche fue trasladado y no se informó dónde lo alojarían. Durante diez horas, familiares y niños pidieron por la liberación de Jones, pero esta noticia no llegó.

A pesar de haber sido liberado en Esquel en septiembre, la Procuración Fiscal de la Nación emitió un dictamen que puso en duda la orden del juez de Esquel, Guido Otranto de liberarlo, la Justicia Nacional aconsejó que “el líder de Resistencia Ancestral Mapuche sea entregado al país vecino” En Chile, donde la tensión con los mapuches es manifiesta, literalmente se lo acusa de “terrorista”, en el país vecino lo vinculan con incendios de propiedad privada y violación de la ley de Extranjería.

El lobby de los grandes empresarios es poderoso en la patagonia, tanto del lado chileno como del nuestro, para grupos como Benetton o para personajes como Joe Lewis no hay fronteras, sólo existen sus propias tierras, y en ellas sólo quieren tener ganancias. Las mapuches representan un problema, del que quieren desprenderse de cualquier manera.